El sueño de Francisco: un Amazonas con curas indios

Buscan que los ministros prediquen en lenguas locales.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/11/el-sueno-de-francisco-un-amazonas-con-curas-indios/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T08:33:07-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T08:33:08-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

La Iglesia y el Amazonas se acercan cada vez más. El Sínodo de la Amazonia pasó a ser un tema dominante por la necesidad de responder a las exigencias de las comunidades locales que hasta la fecha carecen de ministros del culto, al mismo tiempo que avanza el llamado del papa Francisco de crear una Iglesia “de rostro amazónico”.

Según un informe del monseñor Wilmar Santin, “estamos buscando poner en práctica lo que el papa nos pide, que los indígenas participan para dar un rostro a la Iglesia amazónica. Pero para hacerlo necesitan ministros propios. En una reunión presinodal en Manaos, otro obispo me refirió el sueño del papa, que todo pueblo tenga como ministro un padre indígena local”.

Para Francisco, se necesita “seguir adelante con aquello que la Iglesia por ahora permite, es decir el diaconado permanente”. “Porque nos dimos cuenta de que era mejor comenzar con los ministros de las lecturas, dado que entre nosotros la eucaristía no se puede conservar largamente por la humedad y los insectos, incluso en un lugar bien cerrado”, explicó Santin.

“Por lo tanto formamos en dos fases un grupo de 48 ministros de la palabra, entre ellos 29 mujeres, que predigan en su lengua mundurukú. Y la próxima fase será crear ministros del bautismo, luego del matrimonio, porque los indígenas son conscientes de la importancia del bautismo y quieren casarse por iglesia, quieren la bendición de Dios”, destacó.

“Como Iglesia católica debemos buscar nuevos caminos, nuevas estrategias, porque los tiempos son nuevos”, afirmó Santin, quien agregó: “Que el Espíritu Santo, artífice de fraternidad, nos dé la gracia de caminar juntos, nos haga valientes en el experimentar caminos para el compartir y la misión. Nos hallamos en un ‘kairos’ eclesial, un momento justo, oportuno -comentó sor Gloria Liliana Franco Echeverri, presidenta de la Confederación Latinoamericana de Religiosos (Clar). En este Sínodo participan 40 mujeres, que tienen detrás muchas mas”.

“La Iglesia tiene también un rostro femenino, es madre, maestra, en este tiempo también es hermana y discípula. Tenemos todo un camino que recorrer, y antes que nosotros hubo muchas otras mujeres. La Iglesia está en discernimiento y no sabemos si la culminación será en este tiempo o en otro”, concluyó.