Tres paraguayos acusados de delitos pidieron refugio en Uruguay y huyeron hacia Finlandia

Imagen tomada de las redes sociales.

Los hombres son prófugos desde 2003.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/11/tres-paraguayos-acusados-de-delitos-pidieron-refugio-en-uruguay-y-huyeron-hacia-finlandia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T01:16:11-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T01:49:48-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

El Gobierno de Paraguay condenó el miércoles el “otorgamiento indebido” del estatuto de refugiados a tres paraguayos que se encontraban detenidos en Uruguay, acusados de secuestradores. Además recibieron “las facilidades otorgadas para asegurar su huida” hacia Finlandia, informó el diario uruguayo El País. Ese hecho generó un escándalo en ambos países.

La juez uruguaya que aprobó la petición de refugio, Blanca Rieiro, declaró que la sentencia es del 27 de septiembre, y “el Gobierno paraguayo tuvo tiempo suficiente para estar informado”. El abogado uruguayo contratado por Paraguay para hacer la extradición de los prófugos, Enrique Falco, aseguró que se enteró del fallo por un email en la mañana del miércoles.

Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán se encontraban en el aeropuerto de Carrasco cuando Falco recibió la notificación. Los tres abandonaron el país rumbo a Helsinki e hicieron escala en Madrid usando documentos provistos por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Según la prensa paraguaya, portan al menos una cédula de identidad finlandesa.

“Lo que pasa es que la Fiscalía interpeló y después renunció al recurso. Entonces, se les notifica a ellos cuando la sentencia queda firme, lo cual ocurrió el pasado lunes”, explicó la juez Rieiro. Ella recibió información de la Comisión de Refugiados de Uruguay, la cual alegó que habían “temores fundados” de que si los hombres eran extraditados a Paraguay “no iban a tener las garantías” y decidió concederles resguardo.

Esos señores “son prófugos de la justicia paraguaya desde el año 2003, procesados por la comisión de crímenes de secuestro extorsivo y asociación criminal”, dijo la Cancillería de Paraguay. Y lamentó “la falta de cooperación de las autoridades uruguayas (…) en sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos queda patente que no son perseguidos políticos”.