Canciller de Brasil afirma que la desestabilización de la izquierda es una “amenaza continental”

El ministro Ernesto Araújo se solidarizó con el ecuatoriano Lenín Moreno.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/14/canciller-de-bolsonaro-afirma-que-la-desestabilizacion-de-la-izquierda-es-una-amenaza-continental/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-14T21:26:41-03:00">octubre 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-14T21:32:56-03:00">octubre 14, 2019</time></a>

Sudamérica “está movilizada en defensa de la democracia en Ecuador porque la amenaza es continental”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, al opinar sobre la crisis en el Gobierno de Lenín Moreno, el cual culpó al régimen del venezolano Nicolás Maduro de promover con el exmandatario ecuatoriano Rafaél Correa un golpe de Estado en su contra.

Por tanto, el canciller de Jair Bolsonaro enfatizó que la respuesta debe ser continental. Araújo se pronunció en su cuenta Twitter el domingo, mientras se lidiaba con el diálogo en Ecuador para calmar las protestas que destrozaban Quito. Las “fuerzas de izquierda, apoyadas en la red criminal del Foro de Sao Paulo“, intentan “derrumbar al presidente legítimo Lenín Moreno” con acciones de “violencia y vandalismo”.

El ministro de Exteriores publicó también en sus redes sociales los comunicados conjuntos firmados por el Mercosur, bloque conformado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, y el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), instancia donde participan Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay y Perú.

“Los países del Mercosur reiteran su apoyo al Gobierno democráticamente constituido de Ecuador, al presidente Lenín Moreno y anhelan la pronta restauración de la paz en el país”, se lee en la misiva del Mercosur. El Foro para el Progreso de América del Sur subrayó su apoyo al mandatario ecuatoriano y pidió una solución pacífica a la crisis social y política.

Según la Defensoría del Pueblo, las protestas dejaron: siete muertos, 1.152 personas detenidas y 1.340 heridas desde el 3 hasta el 13 de octubre. Tras un diálogo entre Moreno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador se anunció la derogatoria del decreto 883 que eliminaba los subsidios a los combustibles, cuestión que encarecía el transporte y los alimentos.