Fernando Casado sobre la situación en Ecuador: “Se está llevando a cabo una persecución política”

También se refirió a que "se está negociando un (nuevo) decreto", que suplante al ya eliminado.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/18/fernando-casado-sobre-la-situacion-en-ecuador-se-esta-llevando-a-cabo-una-persecucion-politica/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-18T15:28:41-03:00">octubre 18, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-18T16:57:12-03:00">octubre 18, 2019</time></a>

Luego del conflicto social que explotó en Ecuador por la aplicación del Decreto 883, de acuerdo a lo ordenó el presidente Lenín Moreno, la situación ha seguido su curso, pero sin ser escuchada por las cadenas de comunicación internacionales. El acuerdo entre el movimiento indígena y el jefe de Estado del pasado domingo, puso fin a las protestas que dejaron al menos siete muertos. Sin embargo, la cuestión no terminó allí.

Un día después de que el país parecía encontrarse en calma y en silencio, el Gobierno de Moreno comenzó una búsqueda política de aquellos opositores (correístas) que presuntamente habrían influido en la “destabilización del país“. Inclusive, el propio presidente llegó a decir que era un plan orquestado por el exmandatario Rafael Correa y el gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro.

En una entrevista para el programa de radio, “Los únicos privilegiados”, Fernando Casado, politólogo y profesor de la universidad técnica de Manabí, habló sobre la detención de la prefecta de Pichincha (máxima autoridad, Paola Pabón, y sobre lo que parece estar realizando Moreno: “una persecución política”. Asimismo, se refirió a que “se está negociando un (nuevo) decreto”, que suplante al ya eliminado.

“Ella fue detenida bajo las acusaciones de rebelión, que son gravísimas, junto sus colaboradores de la prefectura. Está en prisión preventiva. Podría estar privada de su libertad 5 o 6 años”, dijo Casado, señalando que su victoria fue “democrática” y que, además, “significó un revés a los grupos de derecha que han hecho todo lo posible por aniquilar al correísmo como una fuerza política”, como es el caso de Lenín Moreno.

“Se han hecho varios allanamientos para encontrar las evidencias que se conviertan en las pruebas, que hagan que al final se logre acusar a estas personas como rebeldes. El problema es que ahora hay como una especie de ‘caza de brujas‘, sembrando miedo en las personas que se consideran como correístas, porque no saben a que atenerse, en el sentido de que estas detenciones se han hecho de una forma que mucha gente considera como arbitraria”, explica el politólogo.

De los nombres importantes de la “Revolución Ciudadana” (lo que quedó de la Alianza País en manos de Moreno), Pabón no fue la única buscada (y detenida). Virgilio Hernández, exasambleísta, también atraviesa una “persecución política”. Incluso, su paradero es desconocido. Sin embargo, desde la clandestinidad, escribió una declaración publicada por el sitio web El Estado, donde manifiesta su “voluntad de concurrir al proceso (judicial)”, pero demanda que le sean brindadas “las garantías de la Constitución y convenciones internacionales de derechos humanos”.

Asimismo, en una entrevista exclusiva para El Intransigente, un familiar de un exasambleísta del Gobierno de Correa, contó la “persecución política” que atraviesan las principales figuras de la oposición a Moreno, señalando también como una “cacería de brujas” las acciones tomadas por Moreno, quien vale aclarar que antes de llegar al poder (2017) era partidario del propio Correa.