Irak: al menos 42 muertos en protestas que reclaman la salida de los políticos corruptos

Los protestas se reanudaron esta semana y demandan mejoras en los servicios básicos y empleo para los jóvenes.

Desde principios de octubre los iraquíes han expresado su rechazo al Gobierno de Adel Abdel Mahdi. A pesar de que este anunció una serie de reformas económicas para paliar el descontento social, las manifestaciones se han incrementado en los últimos días y el número de muertos ha llegado a 42. Las protestas se han registrado en todo el país, puntualmente en la capital, Bagdad.

Desde la noche de este viernes y por segundo día consecutivo un grupo de manifestantes se encuentran acampanado en una céntrica plaza de la capital iraquí. “Centenares de manifestantes pasaron la noche en la plaza Tahrir y no se retiraron a pesar de las llamadas de las fuerzas de seguridad”, informó una fuente del Ministerio de Interior que pidió el anonimato, citado por DW.

Los protestas se reanudaron esta semana y demandan mejoras en los servicios básicos y empleo para los jóvenes. A esto se le suma la exigencia de la salida de los políticos corruptos y la creación de una nueva Constitución. En las manifestaciones a principio de octubre murieron 158 personas, en su mayoría a manos de las fuerzas de seguridad.

Aunque el estallido social en un principio no contó con un líder político o religioso, algunos nombres importantes han dado su apoyo a las protestas, como el ayatolá Ali Sistani, máxima autoridad chiita de Irak, quien pidió cambios en la estructura económica del país. Igualmente, el chiita Moqtada Sadr, otra de las figuras políticas, exigió la renuncia del jefe de Gobierno.

Las recientes protestas han dejado 42 víctimas mortales y 2.312 heridos, según reveló a EFE un funcionario de la Comisión de Derechos Humanos de Irak, Ali al Bayati. En el reporte también se constata daños a edificios gubernamentales, lo que ha sido considerado como un “acto terrorista” por el Consejo de la Judicatura iraquí. Las reformas de Mahdi no calmaron a los manifestantes, que consideraron como una manipulación su decreto. Según cifras del Banco Mundial, uno de cada cinco iraquíes están por debajo del nivel de pobreza y el desempleo en los jóvenes supera el 25%.

Compartir en: