Nuevo ataque terrorista: el Estado Islámico se rearma tras la muerte de su líder

Los yihadistas aseguraron haber abatido a más de 70 personas.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/11/03/nuevo-ataque-terrorista-el-estado-islamico-se-rearma-tras-la-muerte-de-su-lider/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-03T16:36:12-03:00">noviembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-03T16:36:13-03:00">noviembre 3, 2019</time></a>

A pesar de la baja importante, por la muerte de su líder Abu Bakar al Bagdadi hace una semana, a manos de una operación militar de las fuerzas especiales de Estados Unidos, el Estado Islámico (EI)- conocido como ISIS por sus siglas en inglés- reivindicó un ataque que terminó con la muerte de 54 personas en el este de Mali ocurrido este sábado.

A través de sus canales habituales de comunicación, el grupo terrorista aceptó ser el responsable del ataque perpetrado contra un cuartel militar. Aunque las cifras oficiales contabilizaron 54 bajas, los yihadistas aseguran haber abatido más de 70 personas. El Estado Islámico expuso su reivindicación en su “agencia de noticiasAmaq y en la red Telegram.

En el mensaje precisaron que fue “un gran ataque” que dejó “más de 70 muertos y decenas de heridos” malienses, principalmente militares de este país ubicado en África occidental. También aseguraron que en la violenta operación destruyeron vehículos militares de la base de Indelimane. Por el estilo del mensaje, todo señala a que en efecto fueron ellos los responsables del trágico hecho.

El ataque representa el primer atentado tras la muerte de al Bagdadi. La acción es una clara muestra de poderío, que deja de manifiesto su intención de seguir vivos, pese al fallecimiento de su líder. Además, es la primera operación del EI en Mali, donde esta organización terrorista no suele tener tanta presencia, a diferencia de Al Qaeda, principal grupo armado en este país.

En su reciente informe anual sobre el terrorismo, el Departamento de Estado de Estados Unidos reveló el temor de un posible resurgimiento de Al Qaeda, pese a los intentos de este país de desaparecer a esta organización, que fue conocida por reivindicar el ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2011. “Dados los reveses del EI, Al Qaeda busca restablecerse como la vanguardia del movimiento yihadista global”, señala el informe, que indica que han “permanecido activos en 2018, inclusive en Libia, Marruecos, Arabia Saudí, la península del Sinaí, Túnez y el Yemen“.