Vicepresidente de Bolivia calificó de “vergüenza” el ataque que recibió la alcaldesa, Patricia Arce

Linera aseguró que el incidente estuvo perpetrado por una presunta "una banda de paramilitares".
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/11/07/vicepresidente-de-bolivia-califico-de-verguenza-el-ataque-que-recibio-la-alcaldesa-patricia-arce/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-07T17:40:19-03:00">noviembre 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-07T20:06:38-03:00">noviembre 7, 2019</time></a>

Graves incidentes se registraron este miércoles por la tarde en la municipalidad de Vinto, departamento de Cochabamba. Grupos radicales tomaron como rehén a la alcaldesa Patricia Arce Guzmán. Las acciones fueron extremas: le cortaron su cabello, le echaron pintura y hasta la golpearon. Las crueles imágenes quedaron grabadas por medios y testigos presenciales, siendo ampliamente condenadas.

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, fue uno de los miembros del Gobierno que rechazó los ataques a la alcaldesa. Los calificó como una “oleada fascista” que enfrenta su país. Igualmente, tildó el hecho como “una página de la vergüenza en la historia del país” y expresó que esa “imágenes tienen que quedar en la memoria de los bolivianos”. La movilización estuvo principalmente organizada por mujeres bajo el nombre “Marcha por la paz“.

Linera aseguró que el ataque estuvo perpetrado por una presunta “banda de paramilitares”. Asimismo, destacó que las mujeres “fueron brutalmente agredidas (…) Nunca en la historia de Bolivia, de América Latina y del mundo, mujeres habían sido agredidas como ayer”. El vicepresidente también denunció que para los atacantes “ser mujer, ser humilde, tener pollera es un delito”.

“Nunca pasó en democracia, esto se llama fascismo (…) Lo que Bolivia enfrenta es una oleada fascista“, afirmó el número dos del oficialismo en rueda de prensa, citado por RT. Además, Linera exhortó al reciente candidato opositor Carlos Mesa y al presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, a no “promover la violencia”. Ambos han estado al frente de las acusaciones de fraude en las elecciones.

No obstante, Camacho es quien ha tomado la batuta de la oposición, e incluso ha afirmado que pedirá personalmente la renuncia a Evo Morales. No hagan daño a más gente, no afecten a la población que está siendo maltratada por estas convocatorias de paros”, concluyó Linera. Las protestas han dejado como resultado tres muertos. Actualmente, la Organización de Estados Americanos (OEA) está realizando una auditoría de los resultados del cómputo de los elecciones.