Lula Da Silva: “Tengo ganas de pelear”

Foto: Captura de pantalla

Compartió un vídeo en Facebook.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/11/08/lula-da-silva-tengo-ganas-de-pelear/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-08T20:09:09-03:00">noviembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-08T20:27:30-03:00">noviembre 8, 2019</time></a>

El ex presidente de Brasil, Luis Inácio Lula Da Silva, fue liberado este viernes por el fallo del Supremo Tribunal Federal brasileño (STF), que prohíbe detener a un condenado sin haber agotado toda las instancias judiciales. Luego de salir de la prisión federal en Curitiba, el ex presidente publicó un vídeo en Twitter, donde aseguró que “tiene ganas de pelear”.

“Acabo de dejar la Policía Federal después de 580 días y pasé la vigilia para agradecerles”, apuntó Lula en un vídeo que compartió en sus redes sociales. “Es una deuda de gratitud que tengo con ellos”, continuó el ex mandatario brasileño. “Estas personas están ahí para la conciencia política porque creen que es posible construir otro Brasil, porque creen en la lucha que me hicieron en este país y ayudaron a mejorar la vida de las personas “, dijo Lula Da Silva.

El ex presidente lamentó, que durante su detención, hubo una elección presidencial que condujo a la elección de “un presidente basado en noticias falsas”. El ex presidente señaló que “el brasileño está más desempleado, gana menos, vive peor”. “Es muy triste”, aseguró el ex mandatario brasileño. En esta línea, Lula aseguró: “Quiero pelear. Quiero hablar bien del pueblo brasileño y de las cosas que se pueden hacer en este país”.

“Mucho tiempo pensé en el día de hoy, en que no podría estar aquí con ustedes”, dijo Lula al salir de la cárcel en Curitiba. “Todos los días ustedes eran el alimento de la democracia que yo necesitaba para resistir, para resistir el lado podrido del estado brasileño y lo que ellos hicieron conmigo y con la sociedad brasileña”, dijo, y pasó a señalar a quienes “trabajaron para criminalizar a la izquierda y a Lula”: la Policía Federal, el Ministerio Público y la Hacienda.

Desde abril de 2018, Lula estaba encarcelado cumpliendo una condena de ocho años y 10 meses por el caso de corrupción concretado en la operación histórica conocida como “Lava Jato“, del cual se han conocido ciertas irregularidades en el presente año. No obstante, la decisión de liberar al exmandatario yace en que el STF decidió este jueves que es inconstitucional que una persona esté en prisión en segunda instancia.