Crece la interna en Bolivia: la auditoría dijo que las elecciones estuvieron “viciadas de nulidad”

La oposición pide ahora que se tramite una ley de emergencia que nombre nuevos vocales electorales y se llame a una nueva votación.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/11/09/crece-la-interna-en-bolivia-la-auditoria-dijo-que-las-elecciones-estuvieron-viciadas-de-nulidad/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-09T03:23:01-03:00">noviembre 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-09T03:23:03-03:00">noviembre 9, 2019</time></a>

“No se puede dar fe del resultado electoral con el que Evo Morales se impuso en primera vuelta, ya que todo el proceso estuvo viciado de nulidad por la cantidad de irregularidades documentadas”, concluyó la auditoría oficial encargada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia. El resultado de las elecciones había dado como triunfador al candidato del MAS con el 47.08%, contra los 36.51% de Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana.

“Una vez informados de todas las vulnerabilidades críticas que encontramos en el TREP, y pese al esfuerzo de Neotec por remediarlas, justo antes de las elecciones en reunión de sala plena, cumplimos con advertir que el software era inseguro, pero con parte de las vulnerabilidades críticas subsanadas, era un riesgo que debían valorar si aceptarlo o no para llevar las elecciones”, analizó el documento.

Ni bien salió a la luz el informe, los candidatos al binomio presidencial de la CC le enviaron una carta al vicepresidente Alvaro García Linera. Allí le solicitaron, en su condición de titular de la Asamblea Legislativa Plurinacional, que tramite una ley de emergencia para designar nuevos vocales electorales entre ciudadanos notables y que además convoque a una nueva votación.

Por otro lado, frente a los nuevos disturbios del jueves en La Paz, el Ejecutivo de Bolivia advirtió que la situación derivada de los comicios está “a un paso de que se descontrole totalmente” y que “haya que contar los muertos por docenas”. A su vez, la ONU llamó al oficialismo y a la oposición para debatir en pos de “evitar más muertes y recuperar la paz”.

La Defensoría del Pueblo reveló que las extensas protestas provocaron tres muertes, 346 heridos y 220 detenidos. “Estamos a un paso de que esto se descontrole totalmente y comencemos a contar los muertos por docenas. Ahora lo que debería interesarnos a todos nosotros es que esto no termine en una sangría”, afirmó el ministro de Defensa, Eduardo Zavaleta López, a la TV boliviana.