Estados Unidos, ¿ el país de la libertad?

Alarmante estudio de la Organización de las Naciones Unidas.

Si hubiera que imaginar qué país del mundo tiene la mayor tasa de niños detenidos, uno podría responder por alguna nación islámica o asiática. Pero no, la respuesta es el propio título de esta nota. Estados Unidos tiene la tasa más alta de niños detenidos en el mundo, alrededor de los 100 mil, un duro dato denunciado por la Organización de las Naciones Unidas, ¿Y por qué están detenidos?

Están bajo custodia relacionada con cuestiones de inmigración, lo que viola el derecho internacional, según un estudio de la ONU. Las cifras indican que “en todo el mundo, más de 7 millones de personas menores de 18 años están detenidas en la cárcel y bajo custodia policial, incluidas 330.000 en centros de detención de inmigrantes”. Así lo confirmó el experto independiente Manfred Nowak.

Asimismo, el Estudio Global de las Naciones Unidas sobre Niños Privados de la Libertad, los menores de edad sólo deben ser detenidos como medida de último recurso y por el menor tiempo posible. Sin embargo, “Estados Unidos es uno de los países con el mayor número; todavía tenemos más de 100.000 niños en detención relacionada con la migración en el país”, aseguró el experto internacional.

“Por supuesto, separar a los niños, como lo hizo el gobierno de Trump, de sus padres e incluso de los niños pequeños en la frontera entre Estados Unidos y México, está absolutamente prohibido por la Convención sobre los Derechos del Niño. Yo lo llamaría un trato inhumano tanto para los padres como para los niños”, sentenció Nowak.

Pese a esto, no hubo reacciones en el Gobierno de los Estados Unidos incluso hasta en responder el cuestionario enviado desde la ONU, que sí respondieron otras naciones. Otro grave dato es que Washington “había ratificado importantes tratados internacionales como los que garantizan los derechos civiles y políticos y prohíbe la tortura, pero era el único país que no había ratificado el pacto sobre los derechos de los niños”.

“La forma en que separaban a los bebés de las familias solo para evitar la migración irregular de Centroamérica a los Estados Unidos, para mí constituye un trato inhumano, y eso está absolutamente prohibido por los dos tratados”, agregó Nowak, profesor de derecho internacional en el Universidad de Viena, según cita ANS

Compartir en: