El recrudecimiento de la guerra comercial le generó pérdidas a Wall Street

Los datos negativos sobre la actividad manufacturera en Estados Unidos tampoco ayudaron a la Bolsa de Nueva York.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/12/03/el-recrudecimiento-de-la-guerra-comercial-le-genero-perdidas-a-wall-street/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T06:29:24-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T06:29:25-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

Los principales indicadores de la Bolsa de Nueva York arrancaron la semana con sus operaciones con pérdidas, visiblemente afectados por las cifras negativas sobre la actividad manufacturera en Estados Unidos. Además, tampoco ayudó en Wall Street el recrudecimiento de la inagotable guerra comercial.

El Dow Jones de Industriales descendió un 0,95% hasta las 27.783,79 unidades, mientras que el selectivo Standard & Poor’s 500 se contrajo un 0,86%, ubicándose en los 3.113,87 enteros. Además, el Nasdaq Composite, que aglomera a importantes empresas tecnológicas, cedió un 1,12% y quedó en 8.567,99 puntos.

Wall Street cerró el viernes con los índices en baja, aunque redondeó noviembre como el mejor mes desde junio. Las ansias de los inversores sobre un eventual pacto comercial entre Estados Unidos y China fue fundamental en ese aspecto. Además, la Bolsa de Nueva York culminó tres horas antes por el feriado puente del Día de Acción de Gracias.

El Dow Jones se contrajo ese día un 0,40% hasta las 28.051,41 unidades y el S&P 500 descendió un 0,40% y finalizó en los 3.140,98 enteros. A su vez, el Nasdaq, el marcador compuesto del mercado y que junta a salientes compañías tecnológicas, bajó un 0,46% y terminó en 8.665,47 unidades.

Durante noviembre, el S&P 500 subió un 3,4% para su ganancia más alta desde junio. El Dow y el Nasdaq aumentaron un 3,7% y un 4,5%, respectivamente, siendo además el registro más destacado desde ese mes. Las acciones subieron durante el mes pasado una vez más por las positivas charlas entre los Gobiernos de Washington y Pekín.