Embargada y criticada, Cuba alcanzó otro logro impactante en relación al Sida

Se trata de un nuevo logro de la isla destacado por la OMS.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/12/03/embargada-y-criticada-cuba-alcanzo-otro-logro-impactante-en-relacion-al-sida/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T08:59:46-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T08:59:47-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

Otro logro más en salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) “ratificó su certificación” a Cuba por haber eliminado “la transmisión del SIDA de madre a hijo y la sífilis congénita”. Se trata de un gran mérito de la isla en el que el comité de expertos de la OMS reconoció además que la isla es la nación de América Latina con más baja prevalencia de VIH/SIDA.

Asimismo, que el gobierno cubano “ha mantenido el control en la transmisión en menores de 14 años, varones y mujeres heterosexuales y la detección precoz de la enfermedad”. Al mismo tiempo, en los laboratorios estatales se desarrolla una vacuna terapéutica contra el VIH/SIDA ya en fase estudios preclínicos en animales de laboratorio y de pruebas en un grupo limitado de voluntarios humanos sin efectos adversos.

El producto fue denominado como ‘Teravac-VIH’ y tiene como objetivo “inducir una respuesta celular anti VIH para disminuir la carga del virus en los pacientes”. Las autoridades cubanas informaron que en Cuba viven 26.952 personas infectadas con el virus del VIH. El 86% recibe terapia antirretroviral de manera controlada y gratuita.

¿Lucha perdida?

El avance de la tecnología y la ciencia, por el momento, están lejos de ponerle fin al Sida. Para determinar esto, los números son elocuentes: con 1,7 millones de contagiados de HIV en 2018, un descenso del 33% respecto de 2010, y casi 38 millones de personas que conviven con el virus, de los cuales 23 millones tienen acceso a terapias que anulan la carga viral. ¿Qué significa esto? Hay mejores formas de tratarla, pero aún se está lejos de la cura final.

A su vez, estos guarismos son resultado de grandes esfuerzos por parte de la comunidad científica internacional, de los activistas que luchan por soluciones, del interés de los gobiernos y de prácticas no gubernamentales, pero no alcanza. Sólo tomando en cuenta el 2018, la enfermedad causó la muerte de 770.000 personas, entre ellas, 100.000 niños, principalmente por los diagnósticos tardíos y ante la falta de acceso a las curas.

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) hasta la fecha no tiene una vacuna universal aunque algunas voces aseguran que se está cerca. Pese a ello, desde inicios de los años ’80 ha infectado a más de 80 millones de personas, matando a 35 millones. “En ocasión de la Jornada Mundial del SIDA saludamos los resultados de los activistas y de las comunidades que luchan contra el HIV”, señalaron ayer desde UNAIDS.