Lula solicitó la anulación de su segunda condena, que lo sentencia a 17 años de cárcel

Se trata de un caso de corrupción y lavado de dinero vinculado a la constructora Odebrecht.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/12/03/lula-solicito-la-anulacion-de-su-segunda-condena-que-lo-sentencia-a-17-anos-de-carcel/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T00:46:10-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T00:59:36-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

Luiz Inácio Lula da Silva le solicitó a la máxima corte de Brasil la anulación de la sentencia a 17 años de prisión, que la semana pasada le dictó el Tribunal Regional Federal de Porto Alegre. Se trata de una causa de corrupción y lavado de dinero, que pesa contra el exmandatario del país vecino, relacionada a la constructora Odebrecht.

“El tribunal de Porto Alegre no analizó, antes de resolver el caso, recursos sobre la ilegalidad en los procedimientos de la condena en primera instancia”, aseguró la defensa del líder opositor del Partido de los Trabajadores (PT) en su presentación ante el Supremo Tribunal Federal (STF) brasileño.

La causa fue designada al juez del STF, Edson Fachin, quien es relator de los procesos de la operación Lava Jato. “El tribunal de apelaciones decidió ampliar la condena contra Lula sin tener en cuenta las decisiones del STF sobre los derechos de defensa frente a los delincuentes confesos delatores”, argumentaron los abogados de Lula en el documento.

“La cámara de apelaciones trató en carácter de urgente el caso del expresidente”, agregó el cuerpo de letrados de Lula. La condena trata las obras que diversas compañías constructoras como Odebrecht y OAS realizaron en una casaquinta emplazada en Atibaia, en el estado de San Pablo. Esa propiedad pertenece a un amigo del exjefe de Estado brasileño.

Según dictaminó la cámara, Lula actuaba como dueño de la casaquinta que recibió obras de parte de las constructoras, que conservaban contratos con el Estado. Lula recuperó el 9 de noviembre su libertad tras 580 días preso por corrupción, debido a una condena por ocho años y 10 meses de cárcel por haber recibido un departamento de OAS.