El verdadero origen de San Valentín: el sacerdote que se rebeló para celebrar el amor

La historia detrás del día de los enamorados.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2020/02/14/el-verdadero-origen-de-san-valentin-el-sacerdote-que-se-rebelo-para-celebrar-el-amor/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-14T08:02:39-03:00">febrero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-14T08:04:11-03:00">febrero 14, 2020</time></a>

Hoy, 14 de febrero, los enamorados tienen su día especial y prácticamente todo el Mundo, se celebra San Valentín. Detrás de las cartas y los regalos, se esconde una linda historia que le dio origen a este festividad: un sacerdote que se rebeló ante el Imperio Romano y pese a la prohibición que se había decretado, casaba a los jóvenes a escondidas.

Sin lugar a dudas, en esta fecha, el amor vive su jornada en su máxima expresión. Así, las parejas saldrán a caminar de la mano, otras recién darán su primer paso en la relación, las flores abundarán las calles con sus aromas y los chocolates tendrá un sabor más rico de lo habitual. Pese a que los detractores comentarán que es un día netamente comercial, su origen indica lo contrario.

El punto de partida de estos festejos se remonta al siglo III, cuando el Claudio II era el emperador del Imperio Romano. Según su criterio, los hombres eran mejores soldados si no tenían esposas e hijos y por eso, resolvió prohibir los matrimonios. Un sacerdote llamado Valentín se convirtió en el principal opositor a esta polémica resolución y comenzó a actuar en las sombras.

Mientras ya trascendía entre los pobladores sus capacidades paranormales, el religioso casaba a los jóvenes enamorados en su Iglesia, en secreto. Cuando se enteró de esto, el mandatario de Roma hizo que lo detuvieron y meses después, determinó que sea decapitado en la plaza pública un 14 de febrero del año 270. Igualmente, antes de su muerte, se despidió con un milagro.

Su último milagro

Mientras estaba privad de su libertad, un oficial lo puso a prueba y le pidió que le otorgara vista a su hija Julia, quien había nacido ciega. Durante su traslado para ser ejecutado, el sacerdote le regaló un papelito a la chica. Ella, sin comprender, lo abrió y por primera vez , logró ver. “Tu Valentín”, decía escrito. En el año 494, el papa Gelasio I designó el Día de San Valentín.