Coronavirus: por ahora, el Vaticano permanecerá abierto

La Santa Sede sigue tomando medidas pero no cerrará sus puertas

Tras una reunión “interministerial extraordinaria”, liderada por el secretario de Estado cardenal Pietro Parolin, el Vaticano analizó las medidas a tomar tendientes a evitar la difusión del coronavirus. Ante ello, “se estableció que los ministerios y los entes de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano sigan abiertos”.

“Esto será para garantizar los servicios esenciales a la Iglesia Universal, en coordinación con la Secretaría de Estado”, informaron. Al mismo tiempo, se aplicarán “todas las normas sanitarias y los mecanismos de flexibilidad en el trabajo establecidos y difundidos en los últimos días”, cita la agencia de noticias ANSA.

Internamente, se continuará con “la suspensión de los procesos de contratación de nuevo personal”. “También en la reducción del recurso al trabajo extraordinario, se aconseja verificar la posibilidad de proceder a la eventual renegociación de los contratos de servicios a proveedores externos y la organización de los propios servicios”, informó un comunicado.

Asimismo, se insta al “trabajo deslocalizado” en términos operativos que “puede disponerse con base voluntaria”. En tanto, en el resto de Italia, China envió refuerzos y médicos para asistir a los italianos a combatir la guerra contra el veloz contagio. En últimas horas de anoche, un Airbus A-350 de China Eastern aterrizó en el aeropuerto de Fiumicino con todos los profesionales.

Entre la ayuda proveniente del país asiático, según cita ANSA, llegaron “paletas con ventiladores, materiales respiratorios, electrocardiógrafos, decenas de miles de máscaras y otros dispositivos médicos enviados por la Cruz Roja China a su par italiana”. También arribó un grupo de trabajo de médicos especializados en distintas áreas: resucitadores, pediatras, enfermeras y determinados profesionales claves en esta misión.

Compartir en: