Coronavirus

Italia decretó el cierre de “toda la actividad de producción no esencial” por el coronavirus

Italia decretó nuevas medidas contra el coronavirus.

El Gobierno italiano extremó las medidas contra la pandemia de coronavirus y paralizó casi la totalidad de la actividad económica.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2020/03/21/italia-decreto-el-cierre-de-toda-la-actividad-de-produccion-no-esencial-por-el-coronavirus/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-21T20:48:47-03:00">marzo 21, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-21T20:48:48-03:00">marzo 21, 2020</time></a>

En la jornada del sábado, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, realizó una publicación oficial en la que comunicó nuevas medidas para combatir el coronavirus. El país europeo registró al menos 793 muertes en el día de hoy, lo cual establece un nuevo récord desde el comienzo del brote de COVID-19. Con estos números, la región se convirtió en el principal foco de la pandemia.

En este contexto, las autoridades italianas decidieron el cese total de las actividades productivas no esenciales. De esta manera, se busca extremar las medidas para evitar la propagación del virus y controlar el impacto sobre la población italiana. Esta decisión se tomó a un mes del brote y según el propio Conte, representa una decisión difícil para “afrontar la fase más aguda”.  

El impacto económico del coronavirus

 En una rueda de prensa, el mandatario italiano remarcó: “La decisión tomada por el gobierno es cerrar toda actividad productiva en el territorio que no sea estrictamente necesaria, crucial e indispensable, para garantizarnos bienes y servicios esenciales”. La medida exceptuará a supermercados, farmacias, bancos, postales, transporte y negocios de primera necesidad para la población.  

Por su parte, el dirigente hizo hincapié en el fomento del trabajo a distancia para evitar cualquier tipo de contagio. También remarcó que sólo continuarán activos aquellos trabajadores que sean “relevantes para la producción nacional”. Luego agregó en su discurso presidencial: “Ralentizamos el motor de Italia, pero no lo detenemos”.

Finalmente, Conte envió un mensaje a toda la sociedad italiana en uno de los momentos más difíciles de su historia. “Nuestro sacrificio de quedarnos en casa es mínimo comparado con el que hacen otros ciudadanos, trabajadores en hospitales, miembros de las fuerzas del orden, empleados de supermercados y servicios públicos. Hombres y mujeres que no solo van a trabajar, sino que cumplen cada día con un acto de gran responsabilidad hacia la nación”, expresó.