armas coronavirus Estados Unidos

Coronavirus: se disparan las ventas de armas en EE.UU. por temor al desorden social

Mientras la pandemia del coronavirus se expande en Estados Unidos, aumenta la venta de armas.

La mayoría de los compradores son primerizos.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2020/03/25/coronavirus-se-disparan-las-ventas-de-armas-en-ee-uu-por-temor-al-desorden-social/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T16:39:01-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T17:41:37-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

En medio de la alerta máxima en todo el mundo por el coronavirus, en Estados Unidos se disparó la venta de armas. Según los últimos reportes locales, en las últimas dos semanas el crecimiento de las ventas de este producto fue notable. Asimismo remarcaron que esto se debe al miedo a los disturbios sociales que la pandemia pueda ocasionar.

“Hemos tenido un aumento de alrededor del 800% en las ventas. Todavía no me he quedado sin ningún calibre pero estoy cerca”, expresó David Stone, propietario de una tienda de armas en Oklahoma. En una reportaje a AFP, le comentó que la mayoría de los clientes apresurados en el abastecimiento de armas son primerizos que compran cualquier cosa disponible.

Pero no fue el único comerciante que experimentó este exponencial crecimiento en las ventas de armas. Sino que el mismo se vio reflejado en todo el territorio de Estados Unidos. Esta situación se generó como parte del temor colectivo que existe en ese país tras la expansión del coronavirus y ante la expectativa de un posible derrumbe en el orden social.

Tiffany Teasdale, propietaria de otro comercio de armas, confesó un notable incremento en la venta de las mismas. “olíamos tener lo que llamaríamos días muy ocupados, de 20 a 25 armas de fuego vendidas. Hoy, estamos viendo más de 150. Mucha gente está comprando escopetas, pistolas, AR-15 (rifles semiautomáticos), todo”, indicó.

“Tenemos clientes que también están asustados porque se está diciendo a las fuerzas del orden que no respondan tanto a los llamadas debido a la escasez de personal. Así que mucha gente tiene miedo de que alguien entre en su casa para robar dinero, su papel higiénico, su agua embotellada, su comida”, finalizó Teasdale.