Italia: médicos y religiosos, atrincherados contra el coronavirus

La pandemia mata a muchos profesionales de la salud. También a religiosos

Europa aún se encuentra en pleno caos por el avance del coronavirus, y en Italia, precisamente, el escenario es mucho peor. Hoy, el número de personas infectadas en el Vaticano ha aumentado de uno a cuatro. Muchos clérigos se suman a la lista de contagiados. Hasta la fecha, “hay cuatro casos de positividad al virus: además del primero que se informó anteriormente, hay un empleado de la Oficina de Mercancías y dos empleados de los Museos Vaticanos”.

Matteo Bruni, director de la Sala de Prensa, señaló: “Las cuatro personas habían sido puestas en confinamiento solitario antes de dar positivo y su aislamiento duró más de 14 días. Actualmente están siendo tratadas en hospitales italianos o en sus hogares”. El mismo y drástico escenario es el que sufren los médicos. Especialistas, enfermeros, muchos murieron o se contagiaron al ser el primer muro de contención ante un infectado.

Vaticano, rodeado

El papa Francisco fue uno de los que decidió pedir por todos ellos: “Oremos por ellos, por sus familias. Y doy gracias a Dios por el ejemplo de heroicidad que nos dan para curar a los enfermos”. Durante la misa matutina de Santa Marta, agregó: “Un goteo trágico, que ha visto, hasta la fecha, 24 médicos que murieron por contraer coronavirus en hospitales, clínicas, salas de emergencia o clínicas privadas”.

Según detalla la agencia ANSA, “casi cinco mil trabajadores de la salud se infectaron, entre ellos 50 sacerdotes, que murieron al servicio de las instalaciones de salud o porque fueron recibidos en hogares de ancianos”. Se trata de una “auténtica masacre” en Bérgamo, epicentro de la pandemia en territorio italiano, donde veinte sacerdotes perdieron la vida desde el 6 de marzo.

En Parma, cinco párrocos murieron en la provincia, aunque el foco está puesto en los padres javerianos. Parma es el hogar de la casa madre de la congregación que promueve misiones en todo el mundo. Decenas de Xaverianos y ancianos viven allí o regresaron de misiones por África, Asia y América Latina. En los últimos días, 12 de ellos perdieron la vida.

Compartir en: