Un asistente del Papa Francisco fue diagnosticado con coronavirus

Hace unos meses, el Sumo Pontífice mostró un resfrío que lo alejó de su agenda. Al principio, se consideró que podía ser "coronavirus", pero se descartó.

En las últimas horas se confirmó que un asistente del Papa Francisco tuvo que ser internado por coronavirus. Gianluca Pezzoli, quien es el jefe de la sección italiana de la Secretaría de Estado, fue diagnosticado con el virus chino. El prelado estaba viviendo la residencia de Santa Marta, donde vive el propio Francisco. El cura se encuentra en el hospital Columbus.

Pezzoli no fue el único caso que se registró en la Ciudad del Vaticano, ya que se habían reportado otros cuatro enfermos. El primer “infectado” se registró el 6 de marzo. Posteriormente, Matteo Bruni, quien maneja la información de la Santa Sede, afirmó que se reportaron otros tres casos más. Estos contagiados pertenecerían a los almacenes de la Oficina de tránsito de mercancías y a los Museos Vaticanos.

“Las personas habían sido puestas en confinamiento solitario antes de dar positivo y su aislamiento duró más de 14 días”, manifestó el director de la Sala de Prensa. “Actualmente están siendo tratadas en hospitales italianos o en sus hogares”, continuó Bruni. El temor por la salud del Papa Francisco crece ante estos nuevos pacientes en una zona que se transformó en el epicentro del coronavirus.

Francisco rezó por el virus chino

En una audiencia general, que se celebró este mediodía en la Biblioteca de la Ciudad del Vaticano, el Sumo Pontífice rezó el Padre Nuestro y pidió a Dios “misericordia por la humanidad puesta a prueba por el coronavirus”. Asimismo, Francisco oró por “los enfermos y sus familias; por los trabajadores de la salud y quienes los ayudan; y por las autoridades, fuerzas del orden y voluntarios”.

La salud del Papa Francisco

A comienzos de marzo, el Sumo Pontífice se vio obligado a suspender varias actividades por un resfrío. Al principio, se temió por un posible caso de coronavirus, que comenzaba a avanzar lentamente por el país europeo. Sin embargo, Matteo Bruni confirmaba, en ese momento, que solo se trataba de un “resfrío”, aunque nunca se informó sobre si el Papa realmente había sido examinado para detectar el virus.

Compartir en: