Reino Unido con coronavirus: quien tosa deliberadamante recibirá una pena inimaginable

Una drástica medida para combatir el COVID-19.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2020/03/26/reino-unido-con-coronavirus-quien-tosa-deliberadamante-recibira-una-pena-inimaginable/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-26T19:47:01-03:00">marzo 26, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-26T19:47:02-03:00">marzo 26, 2020</time></a>

El director de la Fiscalía Pública británica, Max Hill, anunció este jueves que cualquier persona que diga estar infectada del coronavirus y tosa de forma deliberada a la cara de empleados de emergencias podría ser condenada hasta con dos años de cárcel.

Hill señaló que han habido noticias en los últimos días de ciudadanos que han tosido en la cara de policías y otros trabajadores de emergencias y dependientes de comercios. Reiteró que los responsables podrían ser acusados de agresión, según publicó El Intransigente América.

“Los trabajadores de emergencias son más esenciales que nunca mientras la sociedad se une para combatir la pandemia de coronavirus”, expresó el funcionario a través de un comunicado. “Por eso estoy sorprendido por las noticias de agentes policiales y otros trabajadores de primera línea que reciben estornudos de forma deliberada por parte de gente que asegura tener COVID-19. Voy a ser muy claro: es un delito y debe pararse”, añadió.

Arrestos en Reino Unido

Por su parte, el Servicio de la Fiscalía de la Corona informó que el miércoles un hombre de 45 años admitió tres cargos de agresión contra un trabajador de emergencias, luego de asegurar que tenía coronavirus y dirigir sus toses hacia los policías londinenses que le arrestaron por otro delito.

Mientras que en Blackburn, en el norte de Inglaterra, un hombre de 40 años fue puesto tras las rejas después de amenazar con escupir a funcionarios el lunes, luego de que estos le preguntaron por qué estaba fuera con otras dos personas tras el anuncio del Gobierno de que las reuniones sociales debían cesar y que la gente debía observar reglas estrictas de distanciamiento social.