Coronavirus: de 18 a 24 meses más de contagios

La pandemia, para prestigiosas universidades, se extendería por 2 años

De sólo cumplirse la mitad de este enunciado, nadie podría acertar qué pasará con la supervivencia mundial. Ya no hablamos de salud únicamente, sino también de subsistencia económica. La pandemia del coronavirus durará entre 18 y 24 meses, hasta que el 70 por ciento de la población mundial se contagie.

Así lo indica un informe de la Universidad de Minnesota, que calcula en dicho período y en esa proporción de seres humanos infectados por el COVID-19. El tope a esta plazo está directamente relacionado a la aparición de una vacuna de alcance mundial.

El Centro para la Investigación y Políticas sobre Enfermedades infecciosas de la Universidad de Minnesota aseguró que “esto no se detendrá hasta que no se haya infectado el 60-70% de la población”. Mike Osterholm, director del Centro, añadió que “la idea de que el coronavirus terminará pronto desafía a la microbiología”.

Asimismo, desde el Harvard School of Public Health -uno de los autores del estudio- recordó que esta reciente pandemias de gripe podría extenderse por el plazo de dos años. “Es ese período, la inmunidad de rebaño se desarrolla gradualmente en la población, y la vacuna seguramente no esté disponible para todos hasta algún mes del 2021”.

Récord de emisiones

El paso del COVID-19 por el mundo, en contraste con las miles de muertes, dejó un espacio de recuperación en la Tierra. Las emisiones globales de CO2 bajarán en un tiempo récord del 8% debido a los aislamientos forzados en la mayoría de los gobiernos a nivel mundial para combatir el coronavirus. Es decir, la cuarentena benefició al mundo.

Así lo confirmó la Agencia Internacional para la Energía (AIE). El beneficio es aún mayor, porque “la significativa baja de la contaminación atmosférica causada por las medidas de contención contra el virus podría salvar unas 11.000 vidas en Europa“.

El estudio del centro de investigación independiente Centre for Research on Energy and Clean Air (CREA) tuvo en cuenta las condiciones meteorológicas, las emisiones y el impacto de la contaminación atmosférica sobre la salud y la Tierra con las emisiones.

Compartir en: