Coronavirus: planean construir 30.000 nichos en los cementerios de San Pablo

Brasil atraviesa una situación compleja en medio de pujas políticas y una crisis sanitaria sin precedente.

En la noche del sábado, el periodista en Brasil, Marcelo Claudio, mantuvo una conversación virtual con el piso de Minuto a Minuto. Durante la transmisión del programa televisivo, el comunicador hizo un balance sobre la situación social y política que atraviesa Brasil en medio de la cuarentena contra el coronavirus. Hasta el momento, el país vecino registra 96.559 infectados por el COVID-19 y el número de fallecidos ascendió a 6.750.

En primer lugar, el periodista explicó: “Los gobernadores e intendentes que empezaron a tomar medidas, lo cual ayudó a disminuir la cantidad de muertos”. Brasil vive una situación social y política tensa entre el poder Ejecutivo nacional y el resto de los distritos. El presidente Jair Bolsonaro continúa con la postura de liberar las distintas actividades productivas en lugar de decretar la cuarentena obligatoria.

Otro suceso vital ocurrió días atrás cuando su ministro de Justicia, Sergio Moro, renunció a su cargo. El juez era uno de sus principales aliados políticos y actualmente lleva adelante una serie de acusaciones en su contra. Muchos especialistas especulan con la posibilidad de impulsar un juicio político contra Bolsonaro. Al respecto, Claudio planteó: “No creo que haya camino para el impeachment todavía pese a que cometió varios crímenes de responsabilidad. Es algo político, no se trata de algo jurídico. Hoy no están dadas las condiciones”.

Acto seguido, el reportero explicó por qué sería poco viable esta situación. “Hay una causa que necesitaría el aval de la cámara de diputados. Por eso Jair Bolsonaro en esta última semana está comprando apoyo con dinero y con cargos. Va a necesitar entre 180 y 200 votos de diputados”, denunció en la pantalla de C5N. Hasta el momento, el poder de Bolsonaro se sostiene en plena crisis sanitaria.

¿Cómo es la pandemia en Brasil?

Por último, el periodista explicó cómo se vive la pandemia de COVID-19 en las principales ciudades brasileras. “En San Pablo y Río de Janeiro están trabajando al límite de las capacidades que tienen las camas. En algunos hospitales hay cadáveres amontonados en cámaras frigoríficas y hay conteiner para colocar cadáveres”, detalló. Finalmente sentenció: “En los cementerios de San Pablo se están construyendo unos 30.000 nichos porque lo que se viene es algo bastante complicado”.

Compartir en: