La guerra que se viene: ¿cómo y dónde nació el coronavirus?

Las principales potencias del mundo y el origen del virus

Hoy, el mundo centra sus esfuerzos en combatir como se pueda la presencia del coronavirus en casi todos los continentes. Con aislamiento y cuarentena, de a poco se supera el pico de contagios aún en los epicentros actuales. Pero lo que viene ahora es otra guerra, la necesidad de saber dónde y cómo nació este virus.

Lo que oficialmente se sabe hasta hoy es que el origen del COVID-19 “es natural y comenzó en los murciélagos hace 140 años”. Así lo planteó una reconstrucción de la revista Nature. Sin embargo, en Estados Unidos insisten con la idea de que esto nació en un laboratorio chino.

Según cita ANSA, Nature detalla en sus publicaciones que “el antepasado del SarsCoV2 se habría separado entre 40 y 70 años atrás de la familia de los coronavirus de los murciélagos”. También se relaciona al pangolín con las nuevas características del SarsCoV2, sobretodo en su capacidad de agredir al ser humano.

El biólogo Rasmus Nielsen, de la Universidad de California, explica que “hay necesidad de un continua y creciente vigilancia sobre la emergencia, en la eventualidad de que emerjan nuevas cepas virales mediante el pasaje de agentes infecciosos de los animales al hombre”. Hasta hoy, la teoría de un coronavirus incubado bajo cuatro paredes no tiene fundamentos ni pruebas documentadas.

En el resto del mundo, la idea de la relación entre humanos y animales, los contextos urbanos, la evolución natural de los virus, y la posibilidad real de que se vuelva realmente agresivo y altamente contagioso, abre la chance de que en un futuro, cercano o lejano, la humanidad se vuelva a encontrar con un enemigo feroz, invisible y más dañino.

Compartir en: