El papa Francisco y el pedido a todas las religiones del mundo

El Sumo Pontífice hizo un llamado a todos los fieles del planeta y de todas las religiones

Podría ser, como suele ocurrir ante tragedias sin precedentes, que todos los humanos se unan detrás del mismo objetivo. Algo así propició el papa Francisco, quien hizo un llamado a todas las religiones del mundo. “La oración pertenece a todos, a los hombres de todas las religiones, y probablemente también a aquellos que no profesan ninguna”, afirmó hoy el eclesiástico en relación a la lucha contra el coronavirus.

“La oración surge en el secreto de nosotros mismos, en ese lugar interior que los autores espirituales a menudo llaman el corazón. Dios no conoce el odio, es odiado pero solo conoce el amor: este es el Dios al que rezamos”, afirmó durante la audiencia general transmitida hoy vía streaming desde la Biblioteca del Palacio Apostólico y por ahora sin la participación de los fieles.

“La oración es la forma de comunicarse y escuchar a Dios. Con este espíritu, acepté la invitación del Alto Comité de la Hermandad Humana para dedicar el día mañana a la oración, el ayuno y las obras de caridad. Invito y animo a todos a unirse a este evento. Unámonos como hermanos para pedirle al Señor que salve a la humanidad de la pandemia, ilumine a los científicos y sane a los enfermos”, afirmó el Papa según cita la agencia ANSA.

Luego, continuó: “En nuestra oración, le pedimos a Dios, por intercesión del Inmaculado Corazón de María, paz para el mundo, el fin de la pandemia, el espíritu de penitencia y nuestra conversión”. “Nuestro mundo hoy enfrenta un grave peligro que amenaza la vida de millones de personas en todo el planeta, a saber, la rápida propagación del coronavirus”, indicó el papa Francisco.

Si bien confirmamos la importancia del papel de los médicos y el de la investigación científica para abordar esta epidemia, no olvidemos recurrir a Dios Creador en esta grave crisis. Invitamos a todas las personas, en todo el mundo recurrir a Dios rezando, suplicando y ayunando, a cada persona, en cada parte del mundo, de acuerdo con su religión, fe o doctrina, para que elimine esta epidemia“, culminó.

Compartir en: