Millones de fieles y miles de parroquias: vuelven las misas en Italia

Todo listo para el regreso, pero con nuevas normas y cuidados

Lo peor parece haber quedado atrás. Del aislamiento total, la increíble cantidad de muertos por día, a volver a sentir la fe en persona. Millones de fieles y miles de parroquias en toda Italia se preparan para la reanudación de las misas. Tal como se anunció oficialmente, el próximo lunes 18 de mayo quedarán habilitadas según el protocolo firmado entre el gobierno y la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

Ante este esperado regreso, todos los elementos para preservar las medidas de seguridad pertinentes ya están en camino: máscaras litúrgicas, pinzas eucarísticas, paneles transparentes para el distanciamiento entre los fieles, pecheras de color para los voluntarios y varios elementos más para evitar nuevos contagios. Al mismo tiempo, la organización será clave para mantener el orden y la distancia.

Por ejemplo, para favorecer el distanciamiento entre los participantes en las liturgias todas las parroquias tendrán adhesivos para ubicar a las personas en los bancos y en los espacios disponibles, a su vez con divisores de plexiglás para resguardar la distancia entre ellos. Al momento del diezmo, volverán las bolsas de tela con un palo largo.

Pedido del Papa

Podría ser, como suele ocurrir ante tragedias sin precedentes, que todos los humanos se unan detrás del mismo objetivo. Algo así propició el papa Francisco, quien hizo un llamado a todas las religiones del mundo. “La oración pertenece a todos, a los hombres de todas las religiones, y probablemente también a aquellos que no profesan ninguna”, afirmó hoy el eclesiástico en relación a la lucha contra el coronavirus.

“La oración surge en el secreto de nosotros mismos, en ese lugar interior que los autores espirituales a menudo llaman el corazón. Dios no conoce el odio, es odiado pero solo conoce el amor: este es el Dios al que rezamos”, afirmó durante la audiencia general transmitida hoy vía streaming desde la Biblioteca del Palacio Apostólico y por ahora sin la participación de los fieles.

“La oración es la forma de comunicarse y escuchar a Dios. Con este espíritu, acepté la invitación del Alto Comité de la Hermandad Humana para dedicar el día mañana a la oración, el ayuno y las obras de caridad. Invito y animo a todos a unirse a este evento. Unámonos como hermanos para pedirle al Señor que salve a la humanidad de la pandemia, ilumine a los científicos y sane a los enfermos”, afirmó el Papa según cita la agencia ANSA.
   



Compartir en: