Insólito: boliches, hoteles y orgías en plena cuarentena en Colombia

El país latino no logra controlar el accionar de muchos habitantes

Caso en todo el mundo sobre cómo abordaron la pandemia del coronavirus hay muchos, pero pocos llaman la atención como lo ocurrido en Colombia. Allí, el miedo a contagiarse, a ser sancionado por el Gobierno o a terminar en la cárcel no fue suficiente para detener a la inmensa cantidad de personas que en plena cuarentena fueron sorprendidas “en discotecas, hoteles y hasta en orgías”, afirma la agencia ANSA.

De acuerdo a las informaciones oficiales, el primer gran caso ocurrió en la ciudad de Cali, donde medio centenar de colombianos fueron descubiertos en más de veinte fiestas privadas. Ante esto, las fuerzas policiales clausuraron cuatro locales de expendio de bebidas alcohólicas y un hotel alojamiento con al menos 38 parejas en sus habitaciones. Todo, en medio de la cuarentena obligatoria.

“Se trata de 38 personas que habían alquilado habitaciones por ratos para el servicio de motel”, detalló Jimmy Dranguet, subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control de Cali. “Las parejas fueron sorprendidas y sacadas de ese espacio y el sitio fue cerrado”, detalló al tiempo que recordó que “la Policía es la encargada de imponer sanciones a quienes incumplan la cuarentena”.

El sábado también, la policía de Medellín detuvo a 14 personas no mayores de 31 años años, por permanecer en el interior de una discoteca ubicada en un barrio popular. Ante esto, las autoridades policiales confirmaron que este delito los puede llevar a la prisión por el delito de violación a las normas sanitarias más una multa económica de 250 dólares. Lo más grave es que no son casos aislados, son muchos más.

Fiestas sexuales

Días atrás, la muerte de una persona a bordo de un barco transportador de suministros sanitarios llevó fortuitamente a descubrir que ocho de los integrantes de la tripulación estaban contagiados. Esa misma investigación determinó que la embarcación, previamente, había sido utilizada para una fiesta sexual entre marineros, prostitutas y comerciantes de San Andrés. Eso habría multiplicado el contagio ya que luego se contabilizaron 15 casos en la isla de Colombia.

Pero más atrás en el tiempo, en los primeros días de abril, la Policía detuvo a más de 40 personas en la localidad de Villavicencio, al sur de Bogotá, todos participantes de una orgía en una finca. La cuarentena fue impuesta en todo el país latino el 25 de marzo, pero a medida que se liberaron actividades comerciales, la presencia de personas en la calle no paró de crecer día a día. “Tenemos que seguir insistiendo en la educación y en mostrarle a las personas lo que realmente está pasando”, remarcó Diego Castrillón, psicólogo clínico, frente al nivel desobediencia civil.

Compartir en: