Impactante: con una videollamada de 3 minutos, Uber despidió a 3.500 personas

La app de transporte comunicó así el despido masivo de trabajadores

Así es el mundo de hoy, en plena pandemia del coronavirus, con medio planeta aislado y otro medio planeta en cuasi libertad, en apenas 3 minutos todo puede cambiar. Para Uber, apenas le llevó ese tiempo en hacer una videollamada para avisarles a 3500 personas que se quedaban sin empleo. Esta cantidad se suma a otros tres mil echados con anterioridad y el cierre de 45 oficinas en todo el mundo.

De esta manera, el 25 por ciento de toda la fuerza laboral de la aplicación de transporte de pasajeros quedó en la calle. Primero fueron 3700 personas que se quedaron sin empleo hace cerca de dos semanas, y ahora se suman 3500 más. Para la empresa, la llegada del coronavirus fue un duro golpe a las finanzas de la firma que redujo fuertemente sus ingresos salvo con Uber Eats, el servicio de delivery que sí creció desde el estallido del virus.

De acuerdo a las cifras mostradas por la empresa, en los primeros tres meses de 2020, Uber perdió casi 3.000 millones de dólares, una cifra tres veces más alta que los millones que dejó de percibir en el mismo período del año pasado. En abril, con el COVID-19 obligando a un aislamiento total del mundo, los viajes en Uber cayeron sin pausa en un 80 por ciento. Eso llevó a tener que reducir a un cuarto de todos los trabajadores.

En rojo

Los problemas no son actuales. Además de la pandemia, desde el año pasado las cifras arrojan muchas dudas. Las preocupaciones en Uber ya no recaen en los problemas que tienen para instalarse en determinados países o ciudades por una cuestión legal o por la oposición de los trabajadores taxistas de cada destino, sino directamente por su salud financiera.

La la empresa internacional de vehículos de transporte está en caída y registra pérdidas por 5.200 millones de dólares desde el segundo semestre de 2019. Se trata de el rojo más preocupante de su historia, lo que llevó a una rápida reacción en Wall Street donde cayeron los títulos con pérdidas de hasta un 9%. Dara Khosrowshahi, administrador delegado, intentó llevar tranquilidad al mundo financiero al detallar que “el 2019 fue el año pico para nuestras inversiones y consideramos que en 2020 y 2021 las pérdidas disminuirán”.

Sin embargo, falló el pronóstico. Si bien nadie puede anticipar la llegada de un nuevo virus al mundo, cuando este año se preveía una recuperación, todo empeoró. Pero peor aún: la decisión de dejar sin empleo a miles de personas otra vez se comunicó con una videollamada de 3 minutos para todos por igual, fiel reflejo de un mundo de trabajo en las aplicaciones.

Compartir en: