Pobres, las principales víctimas del coronavirus

Duro mensaje de la Alta Comisionada en Derechos Humanos de la ONU

La pandemia afecta a todo el mundo y no distingue entre raza, sexo ni condición social. Sin embargo, hay algo claro y lo confirmó la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet: afecta a los más pobres. “La crisis sanitaria ha quedado expuesta con las vulnerabilidades más evidentes de cada país”, aseguró.

Basta con ver los datos de quiénes se contagian más y cómo les afecta a unos y otros. Hablo de millones y millones de personas, las más pobres y marginadas“, sostuvo en declaraciones desde una fundación, al tiempo que pidió reflexionar “en quienes están más expuestos a las labores de emergencia y su desprotección frente a un riesgo inminente: estamos hablando de los trabajadores de la salud, conductores o recolectores de basura”.

“También han sido estigmatizados o derechamente agredidos debido a estereotipos contra asiáticos, musulmanes, afrodescendientes, personas LGBTI o en situación de calle. Debemos ser tajantes: ninguna crisis suspende el valor de la vida, la dignidad a la cual todos tenemos igual derecho. Los derechos humanos están siempre vigentes y de todos depende que así sea”, afirmó la ex presidenta de Chile.

En tanto, según cita la agencia de noticias ANSA, reiteró que “no sólo se ha avanzado muy poco en dar un trato digno a los migrantes, sino que además se construyen muros o se les persigue en los mares para mantenerlos fuera. Se les acusa de todos los males, se les trata como a criminales, y son pobres“.

En relación al escenario en América Latina y el Caribe, manifestó que “es lo que hemos visto desde hace años en nuestra región, principalmente con las migraciones desde Venezuela y Centroamérica. De acuerdo con las últimas estimaciones de la UNFPA, la población migrante estimada de América Latina y el Caribe es de 40,5 millones”.

Es alarmante que las migraciones sean uno de los fenómenos que la pandemia haya agudizado pero que siguen siendo invisibles. ¿El #COVID19 nos obligará al fin a mirarnos al espejo?“, cuestionó la ex mandataria, y recordó que “en tiempos de pandemia, los trabajadores migrantes son los más desprotegidos de los desprotegidos. A menudo no pueden acceder al tratamiento médico o a la protección social. Como si fuera poco, son objeto de racismo y xenofobia”.

Compartir en: