“El coronavirus es el desafió más importante de la humanidad después de la Segunda Guerra Mundial”

Jaime Mañalich, ministro de Salud de Chile, analizó la crítica situación que atraviesa su país y el mundo con la pandemia.

Según las cifras oficiales recopiladas por la Organización Mundial de la Salud, ya 5.2 millones de personas se contagiaron de coronavirus en todo el planeta y 339 mil muertes fueron como consecuencias del virus. Esta  crítica situación que atraviesa todo el mundo provoca distintas reacciones por parte de los gobiernos de cada país. Chile, a través de su ministro de Salud, hizo un crudo análisis de la situación global.

Jaime Mañalich, quien está a cargo de esta cartera en el vecino país, sorprendió a sus compatriotas con su duro pronóstico. “Esta pandemia no da respiro. Cada día hay más contagios que el día anterior. El coronavirus  es el desafío más importante de la humanidad de las últimas décadas, después de la Segunda Guerra Mundial”, manifestó el funcionario del gobierno de Sebastián Piñera.

Durante la jornada del viernes, Chile experimentó su peor jornada desde que se inició la pandemia.  Se registraron 4.276 casos positivos en un día, superando la barrera de los 60 mil contagiados. “Vamos a seguir viendo estos números en los próximos días”, señaló Paula Daza, subsecretaria de Salud de Chile que no se mostró optimista respecto al futuro cercano de la pandemia.

Arturo Zúñiga, subsecretario de Redes Asistenciales de Chile, destacó el apoyo del ejército en esta labor contra el coronavirus. “Hemos instruido a las Fuerzas Armadas a que entreguen una mayor cantidad de Unidades de cuidado intensivo para soportar esta demanda asistencial que estamos teniendo”, sentenció el funcionario.

Chile, el país que más testea en toda Latinoamérica, es el tercer estado sudamericano con mayor cantidad de contagiados solo por detrás de Brasil y Perú. En medio de esta crítica situación el Gobierno  chileno comenzó a entregar canastas que incluyen 35 productos no perecederos como legumbres, leche, aceite, conservas y jabón en los barrios carenciados de Santiago donde se habían registrado manifestaciones pese a la cuarentena.

Compartir en: