¿Vuelven las vinchas? Prada tiene algo que decir al respecto

En su más reciente desfile, la firma presentó una propuesta que evoca un cuento de hadas, con los cintillos como protagonistas.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/glam/2019/06/08/vuelven-los-cintillos-prada-tiene-algo-que-decir-al-respecto/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-08T15:41:34-03:00">junio 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-08T17:42:05-03:00">junio 8, 2019</time></a>

La diseñadora Miuccia Prada abrió cualquier cantidad de debates con la más reciente de sus colecciones. Su propuesta de Primavera-Verano europea destacó por sus colores, los míticos diseños de la prestigiosa firma. Pero no todo quedó ahí, lo realmente llamativo fue el regreso de las vinchas para mujeres adultas.

Hay algo en la prenda que puede sugerir fragilidad, que evoca o remite a la niñez. En un contexto en el que la figura femenina reclama derechos y espacios de poder, esto puede ser contradictorio. Sin embargo, también puede entenderse como la revisión de otros preconceptos.

Una de las preguntas que surge a partir del desfile de Prada, es si la feminidad, en su etapa adulta, tiene que desprenderse de su pasado o si aquellos elementos, repensados, pueden segur acompañándola sin que eso sea sinónimo de vulnerabilidad. La diseñadora ya manifestó a Vogue que apuesta a que sus prendas sean políticas. La pregunta es válida.

Esta propuesta se acompañó por una serie de vestidos y atuendos a través de los cuales las modelos simulaban una especie de cuento de hadas. Cuando estas colecciones son desarrolladas por personas del prestigio y la influencia de Prada, es tan lógico que se generen preguntas como revisiones a las prácticas actuales.

A esta prenda se le mira con sospecha en no pocos casos, más allá del posible simbolismo infantil, por el peso o el diseño con el que se elaboran. Entre lo elegante y lo vulgar, no hay mucha distancia. Por eso, en determinadas proporciones, puede no resultar estético o, incluso resultando grato a la vista, incómodo para quien lo usa.

Más en un tiempo donde las pañoletas también son parte de la indumentaria cotidiana y, por sus características, mucho más cómodas y moldeables a ciertos looks. No obstante, si algo se aprende de la moda, es que viene y va y suele ser la gente quien la impone, a fuerza de gustos, tendencias, o por pura personalidad.

En una investigación desarrollada por Vogue, algunas de las figuras femeninas más importantes a las que llegaron estas vinchas son Grace Kelly, Audrey Hepburn, Claudia Cardinale, Eva Marie Saint, Catherine Deneuve, Anna Karina, Dione Warwick, la Princesa Diana, la Duquesa de Cambridge, Alexa Chung y Anok Yai.