Pedro Figari, el genio del color y lo social en el Bellas Artes

“Mito y creación” es la muestra inaugurada este sábado con más de 30 obras del artista.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/glam/2019/06/29/pedro-figari-el-genio-del-color-y-lo-social-en-el-bellas-artes/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-29T18:25:40-03:00">junio 29, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-29T18:42:34-03:00">junio 29, 2019</time></a>

Los visitantes del Museo Nacional de Bellas Artes podrán disfrutar a partir de este sábado 29 de junio de “Figari: mito y creación“. Esta es una muestra con más de 30 óleos, acuarelas y dibujos del artista uruguayo Pedro Figari (1861-1938), considerado un referente absoluto en la escena de las artes plásticas de la región.

La riqueza de la muestra no sólo estriba en el prestigio del artista, sino en que también se incluyen obras que nunca antes fueron exhibidas. Esa combinación entre piezas reconocidas, clásicos dentro de la creación del uruguayo y otras que no fueron vistas antes, hacen de “Fígari: mito y creación” una exposición más que atractiva.

En palabras de Andrés Duprat, director del Bellas Artes, en presencia de las Obras de Pedro Figari “estamos ante escenas amables que incluyen al espectador en la vida plena de los sectores populares, exenta de la mirada extrañada de quien contempla a figuras sociales que le resultan no asimilables”.

El director agregó, en relación con lo anterior, que “en ese sentido, su obra reviste un carácter político inmediato, en tanto postula la igualdad del género humano, más allá de razas y clases o identidades”. Por tanto, aunque parezca antigua, la obra del autor permanece actual por las características que describió Duprat.

A través de escenas cotidianas, como pueden ser el baile, una bodega o las esquinas de una barrio, el artista retrató su tiempo de una manera particular: la suya. Con trazos robustos, en los que la pintura no dispersa por completo sino que se le deja con grumos, se recrea la visión y el estilo de Pedro Figari.

Especial atención necesita su manejo de la luz. Luna, sol y sombra a ratos se funden entre colores que no es evidente claro cuándo es de día o de noche; si la pieza recrea un amanecer o el si el sol se acaba de ocultar. En esa complejidad radica la esencia de su trabajo porque convoca a espectador a hacerse preguntas.

Pablo Thiago Rocca, curador de la muestra y director del director del Museo Figari, institución con la que se organizó la muestra, el artista uruguayo fue un ser “inquieto, exuberante, imprevisto, que creó con sus pinceles una sucesión de temas que reflexionan sobre múltiples aspectos de la condición humana”.

Ese aspecto humano se mezcló en una obra que, en palabras de Rocca, se compone de “series pictóricas que abarcan desde la vida del hombre de las cavernas hasta las ceremonias religiosas contemporáneas, transitando por las corridas de toros y los crímenes pasionales, entre otras, revisando una y otra vez sus procedimientos creativos”.

El valor de la muestra es artístico y cultural, porque de alguna manera estrecha los vínculos entre los pueblos del Río de La Plata; en concreto, Uruguay y Argentina. A través de la obra de Pedro Figari se descubre un trazo concreto, reconocible, a través del cual se recreó un momento que sigue encontrando resonancias en el presente.