Los Alpes, las montañas que todo amante de la aventura y la nieve quiere conocer

Nos encantan los museos y callecitas europeas, pero nada como un centro de ski top alpino.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/glam/2019/08/07/los-alpes-las-montanas-que-todo-amante-de-la-aventura-y-la-nieve-quiere-conocer/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-07T20:12:24-03:00">agosto 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-07T20:14:48-03:00">agosto 7, 2019</time></a>

El invierno europeo trae consigo una de las mejores épocas para esquiar, hacer snowboard o simplemente caminar extensos senderos de nieve. Aunque no suelen ser los recorridos más comunes, esta dinámica está cambiando. Ahora los amantes de la aventura amateur y profesional están viendo en el viejo continente un verdadero paraíso de los deportes de riesgo controlado.

Eso pasa, en especial, por cuanto ocurre en Los Alpes, una cadena montañosa que toca territorio de Francia, Suiza, Italia, Austria, Alemania y Eslovenia, entre otros países que normalmente convocan a muchos turistas. El detalle es que ahora esos visitantes, en vez de quedarse a conocer sus ciudades, se desplazan hacia los picos en busca de nieve y adrenalina.

En especial, por la zona que se divide entre Francia e Italia. En ella se encuentran cualquier cantidad de kilómetros de nieve para hacer esquí, snowboard o alguna otra variación recreativa que tenga a la nieve como protagonista. Si ya querés trasladarte hasta allá para ser parte de la experiencia, anotá este nombre: Le 3 Valles.

Pertenece a Francia y es considerada la zona más extensa para esquiar, con nada más y nada menos que 600 kilómetros para la práctica deportiva o recreativa. En ese inmenso espacio se agrupan distintas compañías que prestan sus servicios para los aventureros pero, en especial, conviene tener en cuenta una: Val Thorens.

Primero, por su ubicación: está a 2300 metros de altura, algo que permite vistas increíbles para los descensos y, llegada la hora, también se pueden disfrutar de atardeceres espectaculares. Por otro lado, la calidad de su servicio. Si no fuera realmente bueno, esta operadora no habría sido premiada como la mejor del continente durante cinco años.

Otra opción clave en tu hoja de ruta es el Val-d’Isere. No pocos especialistas hablan de este lugar como el “más lindo del mundo para esquiar”. Aunque su superficie de 300 kilómetros no es tan extensa como la alternativa anterior, resulta especialmente atractiva por su altura, ya que está a más de 4000 metros sobre el nivel del mar.

De este sitio, es casi obligatorio pasar por la estación de Pissaillas. ¿Por qué? Porque ese lugar albergó parte de los Juegos Olímpicos de 1992. Su valor es tanto histórico como recreativo. Es por esos detalles que si querés darle una vuelta de tuerca a tu próximo viaje europeo, la recomendación es que consideres las montañas de Los Alpes por sobre los recorridos urbanos. Si te gusta la aventura, no te arrepentirás.