Comprobado: los beneficios de hablarle al bebé en la panza

La ciencia confirma qué efectos genera.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/07/26/comprobado-los-beneficios-de-hablarle-al-bebe-en-la-panza/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-26T13:38:55-03:00">julio 26, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-26T13:43:43-03:00">julio 26, 2019</time></a>

Es como que todos lo hacemos sin saber a ciencia cierta si genera algún beneficio en el bebé que está en camino. Además, se trata de un gran momento que vive la pareja al “conversar con la panza” o colocarle auriculares para que escuche música. Pero lo cierto es que llevar adelante esta práctica tiene beneficios para su desarrollo porque según algunos estudios, esto ya ha sido comprobado.

Actividad cerebral

El cerebro del bebé mientras está en la panza tiene capacidades de aprendizaje y memoria casi como las de un recién nacido, con lo cual es muy alentador hacerle llegar sonidos de todo tipo, sea en la voz como en la música. Hablarle al bebé cuando está en el vientre estimula su cerebro, hecho confirmado por la Universidad de Oregon, que descubrió que tienen una mayor actividad cerebral cuando sus padres les hablan mientras crecen en el vientre.

Reconocimiento de palabras

Puede parecer demasiado, pero no lo es: hablarle al bebé en el vientre ayudará a identificar y aprender más rápido las palabras cuando llegue el momento indicado, cita SuMedico. Los expertos afirman que la experiencia del habla a través del vientre en el embarazo es una forma perfecta para estimular que el pequeño comience a hablar más rápido, porque será más fácil que
recuerde y reconozca palabras y sonidos.

Lenguaje

Al mismo tiempo, estudios de la Universidad Luteriana del Pacífico demostraron que los bebés desarrollan el lenguaje desde que están en el vientre de mamá. Cuando se les habla, tienen la capacidad de reconocido sonidos vocales de su lengua materna como de otros idiomas.

Estimulación auditiva

Hablarle al bebé cuando está en el vientre es una de las formas más efectivas de lograr una
estimulación auditiva, ya que ayuda a crear mayores conexiones neuronales en el cerebro, las cuales son responsable de la audición. Llevar a cabo esto regularmente durante el embarazo es una gran práctica.

Tranquilidad

A partir de la semana 26, el bebé es capaz de reconocer sonidos dentro del cuerpo, como el latido del corazón y los sonidos externos. Cuando un ruido lo altera, la voz de mamá o papá es el mejor sonido para que pueda volver a sentirse aliviado y tranquilo en el vientre.

Cantar hace bien

Cantar bajo la ducha es un clásico. Muchos lo hacen, muchos no lo reconocen y otras tantos realmente creen estar en un concierto acuático. Pero más allá de toda consideración, sí es cierto que cuando uno sonríe, ríe, canta o baila mejora y mucho el estado de ánimo. Pero vayamos un poco más allá, porque hay investigaciones que sugieren que también podría resultar beneficioso para la salud física.

Daisy Fancourt, profesora del University College de Londres, realizó varias investigaciones sobre la real profundidad de los beneficios para la salud de cantar. Ante esto, asevera que “éstos son múltiples y que cuando lo hacemos se producen una serie de cambios”, y detalla: “Estos pueden incluir una reducción en las hormonas del estrés, como el cortisol. También se ven diferencias en los niveles de endorfinas, que están relacionados con nuestro ánimo”.

Asimismo, continúa: “Cantar es una actividad saludable multimodal. Tiene muchos componentes. Cantar involucra expresar emociones, lo cual se sabe que es bueno para la salud mental. También da lugar a interacciones sociales que pueden ayudar a reducir la sensación de soledad”. En 2011 también se hizo otro estudio publicado por la Universidad Christ Church en Canterbury, Reino
Unido, donde se determinó que “cantar puede ayudar a personas con problemas mentales existentes y con condiciones de salud físicas”.

Por ejemplo, en el caso de los pacientes mentales, la música forma parte de una terapia para quienes sufren demencia. Para el doctor Simon Opher, “cuando cantamos hay una parte de nuestro cerebro que recibe más flujo sanguíneo, estas son las que normalmente se preservan en la demencia cuando muchas otras se han perdido. Estas son áreas vinculadas a las emociones. Muchos, al escucharlas, se involucran más con la realidad”.

Incluso, hay terapias que tratan problemas pulmonares como el asma e incluso el cáncer con terapias musicales. La ONG Mind Song llevó cantantes a un asilo para la tercera edad donde gracias a su presencia y a la actividad de cantar, muchos de los ancianos mejoraron el flujo respiratorio. Otra investigación en 2017, llevado a cabo por la Universidad de East Anglia, se demostró que el humor mejoraba notablemente al cantar o hacer actividades relacionado a esa acción.