Complicado: crece la resistencia a fármacos contra el HIV

En total son doce países, y Argentina está incluida en el grupo.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/08/01/complicado-crece-la-resistencia-a-farmacos-contra-el-hiv/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-01T10:33:02-03:00">agosto 1, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-01T10:33:03-03:00">agosto 1, 2019</time></a>

La noticia, sustentada por una prestigiosa editorial científica, es alarmante, porque la difusión de cepas de HIV resistentes a los fármacos no para de crecer y, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 12 países de África, Asia y América, entre ellos la Argentina- un adulto de cada diez demostró no responder a las terapias estándar. Esta tendencia está alcanzando niveles “alarmantes e inaceptables”.

El artículo publicado en la revista científica Nature detalla que “las personas con HIV son tratadas con la terapia antirretroviral, que permite a quien contrajo la infección no transmitir el virus y desacelerar o bloquear la progresión hacia el sida. Pero en algunos casos el virus puede mutar a una forma resistente”, según explica Andrea Antinori, director de la unidad de Inmunodeficiencias Virales del Instituto para las Enfermedades Infecciosas Spallanzani de Roma.

La OMS llevó a cabo sondeos entre 2014 y 2018 en centros de salud de todos los países donde examinó los niveles de resistencia de las personas que habían iniciado el tratamiento en ese período. En doce de ellos –Argentina, Eswatini (Swazilandia), Cuba, Guatemala, Honduras, Namibia, Nepal, Nicaragua, Papua Nueva Guinea, Sudáfrica, Uganda, Zimbabwe- más del 10% de los adultos mostraba resistencia a los medicamentos que constituyen la espina dorsal del tratamiento: efavirenz y nevirapina.

Para Massimo Ghidinelli, especialista en enfermedades infecciosas en Pan American Health Organization de Washington, “ya hemos superado el límite” y “es particularmente preocupante el alto nivel de resistencia de los recién nacidos con HIV en África subsahariana”. En tanto, Silvia Bertagnolio -médica de enfermedades infecciosas en la OMS de Ginebra- reconoció que “aún no comprendemos del todo las causas”.

“El HIV resistente podría desarrollarse cuando las personas interrumpen el tratamiento: por ejemplo, muchas mujeres pueden haber tomado antirretrovirales durante el embarazo para prevenir la infección del niño, pero los dejaron después del parto, en lugar de seguir usándolos para mantener el virus bajo control. Tiene también su papel el estigma que pesa sobre quien debe tomar medicamentos de por vida, así como la carencia de terapias”.

Luego, continúa: “En los países más pobres, en efecto, se usaron hasta hoy sobre todo algunos medicamentos de baja barrera genética que generan más resistencia. El problema es muy inferior en los países más ricos, porque las opciones terapéuticas son más amplias e incluyen también medicamentos más costosos, pero que permiten minimizar el problema de la resistencia”.

Ante esto, la OMS acaba de recomendar el uso de dolutegravir, medicamento más eficaz y tolerable que los demás y con menores probabilidades de provocar resistencia respecto de los otros antirretrovirales. Por otro lado, mientras el mundo cuenta más muertos por el sida, la vacuna contra el HIV ya es una realidad y actualmente, científicos de Johnson & Johnson están por comenzar las determinantes pruebas de la vacuna experimental en Estados Unidos y Europa. ¿Cuál es el objetivo? Que la vacuna funcione en todas las poblaciones del mundo, principalmente en el continente africano donde la enfermedad afecta en mayor medida a la población.

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un virus que muta rápidamente y que ataca al
sistema inmune de las personas, por lo cual como en muchas enfermedades, si no se lo trata rápidamente en una fase temprana, su evolución lo lleva a contraer Sida, una enfermedad mortal que hoy no tiene cura. Por ello, los científicos iniciarán las pruebas de la primera vacuna en los seres humanos.

Veinte años investigando

Luego de casi 20 años de investigaciones, la primera vacuna contra el virus será puesta a prueba en cerca de 3800 personas quienes recibirán seis dosis en cuatro sesiones, tanto a quienes estén en Estados Unidos como en diversos países de Europa. Anthony Faucy, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, reveló según la agencia ANSA “que en las pruebas también participa la HIV Vaccine Trials Networks“. Se estima que un millón de
personas tan sólo en Estados Unidos viven con HIV y cerca de dos millones en Europa.

Cuando avanza en su evolución el virus, llega la fase en que el sida ya se apropia del organismo. Para los científicos, el virus es muy “diverso por eso es necesario dar con la vacuna para que sea efectiva en todas partes del mundo”. La vacuna propiamente dicha “se basa en un mosaico de
tratamientos de inmunización preventivos que atacan varias cepas del virus”. Sin embargo, habrá que esperar hasta 2023 para conocer los resultados de las pruebas, aunque se espera que mientras se lleva a cabo la fase de tratamiento hasta ese año las muertes se reduzcan a medio millón.

El objetivo no es sencillo, porque una de las principales complicaciones es que la vacuna sea efectiva y responda a la durabilidad de la protección, pero la cuestión es hacer de todo esto una vacuna universal, y ese es el gran reto de los científicos que ya acumulan 15 años de pruebas en la formulación de los cócteles. ¿Qué es lo que contiene? Un virus alterado de la gripe que produce la proteína que eleva la inmunización.