El sarampión le gana la pulseada a Europa: cada vez más casos

La enfermedad se expande en Europa y Estados Unidos.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/08/30/el-sarampion-le-gana-la-pulseada-a-europa-cada-vez-mas-casos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-30T07:05:26-03:00">agosto 30, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-30T07:05:27-03:00">agosto 30, 2019</time></a>

Pese a que el mundo avanza, Europa pierde la batalla para erradicar el sarampión, según un alerta lanzado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que confirma que tanto Reino Unido como otros tres países del Viejo continente ya no pueden titularse como “libres de sarampión”. La enfermedad que ya había desaparecido, volvió y más fuerte en gran parte del mundo, tanto en Sudamérica como en Estados Unidos.

La OMS recordó que también Estados Unidos está muy cerca de perder el estatus de país “free” de sarampión, según detalló el Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades, cita la agencia ANSA. Según las conclusiones de la Comisión Europea de Verificación Regional para la Eliminación del Sarampión y de la Rubéola (RVC), basados en datos de 2018, “de los 53 estados miembros de la Región Europea son 35 aquellos que pueden jactarse del estatus “libre de sarampión”, es decir, en el que no hay transmisión endémica por al menos 3 años.

Días atrás, la Organización detalló que el número de casos de sarampión en Europa de enero a junio de 2019 fue de 90.000, el doble del reportado en el mismo período en 2018. Esta afección exantemática se difunde fácilmente pero se puede prevenir con dos dosis de vacunas. Sin embargo, al mismo tiempo, la creciente corriente anti vacunación pone en jaque a todos los planes de salud pública y permite, a su vez, la propagación de viejas enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud advirtió días atrás que durante lo que va de año se han triplicado los casos de sarampión en todo el mundo. Se reportaron en total 364.808 casos de sarampión, por lo que alertaron sobre la “desinformación y la falta de concienciación” en cuanto a “la necesidad de vacunarse”. 

El reporte explica cómo los brotes de esta contagiosa enfermedad “continúan propagándose rápidamente en todo el planeta”, a punto tal que “millones de personas en todo el mundo están en riesgo”, mientras el movimiento antivacunas continúa difamando las bondades de las vacunas y ocultando como éstas salvan vidas.

Los tres países más afectados hasta ahora han sido Madagascar con 127.000 casos, Ucrania con 54.300 y la República Democrática del Congo con 7.500, explicó este martes durante una rueda de prensa el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier, quien remarcó el hecho de que el número de casos en siete meses ya haya superado al total registrado en todo el año 2018.

Lindmeier detalló que el aumento de los casos podría estar relacionado con distintos factores, entre ellos la falta de acceso a servicios de salud y vacunación a brotes en zonas en conflicto o con grandes comunidades desplazadas. Por estas razones también hay un importante número de casos registrados en países como Angola, Camerún, Chad, Kazajistán, Nigeria, Filipinas, Sudán, Sudán del Sur y Tailandia.

Sin embargo, en otros lugares el patrón probablemente no obedezca estos factores. Como es el caso de Europa, donde el número de casos registrados en los primeros seis meses ronda los 90.000, más que la cifra total de 2018 y lo que supone un aumento cercano al 120% con respecto a la primera mitad del año anterior.

Asimismo, resaltó el número de casos registrado en Estados Unidos es de 1.100, la cifra más alta en 25 años, e informó de los aumentos del 50% en los enfermos en el Mediterráneo Oriental y del 230% en el Pacífico Occidental. Insistió en que se trata de un enfermedad que puede prevenirse a través de la aplicación de dos vacunas durante la infancia y que ahora “está causando discapacidades y muertes en diversas partes del mundo”.

Lindmeier advirtió además la gravedad del asunto pues se estima que solo uno de cada diez casos son reportados. Mientras aseguró que es el movimiento antivacunas uno de los factores de riesgo que continúa dando lugar a rebrotes de la enfermedad como pasó con la epidemia de sarampión registrada en una comunidad judía ortodoxa en Nueva York.