Los tratamientos contra la menopausia aumentan levemente el riesgo de cáncer de mama

El peligro se reduce al dejar de tratarse, pero este persiste durante al menos 10 años.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/08/31/los-tratamientos-contra-la-menopausia-aumentan-levemente-el-riesgo-de-cancer-de-mama/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-31T04:10:04-03:00">agosto 31, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-31T04:10:52-03:00">agosto 31, 2019</time></a>

Las mujeres que hacen un tratamiento hormonal contra los efectos de la menopausia cuentan con un riesgo levemente mayor de sufrir cáncer de mama, según reveló una investigación de gran envergadura que fue difundida este viernes en la revista británica The Lancet. Sus autores analizaron 58 estudios epidemiológicos sobre estas prácticas, que implicaron a más de 100 mil personas. Allí se determinó que el riesgo se reduce al dejar de tratarse, pero este persiste durante al menos 10 años.

“Se trata sobre todo de estudios de observación, es decir, que ponen en evidencia un vínculo estadístico pero no demuestran una relación de causa-efecto entre el cáncer que desarrollan algunas mujeres y el tratamiento en cuestión. Según sus conclusiones, todos los tratamientos hormonales de la menopausia (THM) están asociados a un riesgo mayor, con excepción de los geles con estrógenos de aplicación local”, afirmó Gillian Reeves, de la Universidad de Oxford y coautora del estudio.

Asimismo, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó hace poco una nueva terapia oral para el tratamiento de un subtipo específico de cáncer de mama, que demostró reducir en un 46% el riesgo de progresión de esa patología y que ya está disponible en la Argentina. “En las pacientes que recibieron esta molécula se observó una sobrevida libre de progresión de 8.6 meses versus 5.6 meses que tuvieron las pacientes que se trataron con quimioterapia estándar”, sostuvo un estudio clínico denominado Embraca.

La droga, denominada talazoparib, está indicada para pacientes con esta enfermedad localmente avanzada o metastásica, HER2 negativo y que presentan mutación del gen BRCA, lo que se determina a través de un test genético. “El mencionado es un tipo de tumor que, generalmente, se presenta a edades más tempranas que el resto de los tumores de mama y en mujeres con historial familiar o propio de tumores de mama/ovario”, precisó el informe.

Por otro lado, las autoridades de Estados Unidos le solicitaron hace unas semanas a la empresa farmacéutica Allergan que retire del mercado sus implantes mamarios texturizados de tipo Biocell, un modelo relacionado a un extraño tipo de cáncer. La Agencia Federal de Medicamentos (FDA) no prohibió ese producto, a diferencia de lo que sí realizó en Francia y Canadá. Sin embargo, anunció que la compañía aceptó la petición de sacar sus ejemplares de la venta.

“Las autoridades sanitarias de varios países se han dado cuenta desde 2011 de que algunos implantes estaban asociados a un alza de los linfomas anaplásicos de células grandes (LACG), un cáncer que se manifiesta a menudo por un derrame de líquido alrededor de la prótesis. El mecanismo biológico que provoca esa enfermedadno ha sido identificado, pero se cree que el roce de la envoltura de los implantes contra los tejidos podría causar una inflamación. Son sobre todo los implantes de Allergan los que están vinculados a los LACG”, detalló la FDA.

“Nuestro análisis muestra que el riesgo de LACG con implantes texturizados Biocell de Allergan es unas seis veces mayor que con implantes texturizados de otros fabricantes. Aunque la incidencia total de LACG parece relativamente baja, una vez que los datos han señalado que el producto de un fabricante particular parece directamente vinculado a problemas graves en los pacientes, incluida la muerte, la FDA ha actuado para alertar a la compañía que nuevos datos mostraban la necesidad de una retirada”, detalló Amy Abernethy, la número dos del ente.