Mitos, propiedades y beneficios de la banana

Es una de las frutas más consumidas y conocidas en el mundo.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/09/05/mitos-propiedades-y-beneficios-de-la-banana/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-05T10:49:42-03:00">septiembre 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-05T10:49:44-03:00">septiembre 5, 2019</time></a>

La banana es una de las frutas más famosas del mundo porque su rico sabor, su consistencia y su alto contenido de potasio la llevó a ser consumida en varios países, y al momento de pensar en una dieta, es un componente clave en todo plan de comidas. Si bien su principal valor es el potasio, también es rica en magnesio y fósforo, ácido fólico, vitamina C y vitamina B6 y, dependiendo del grado de maduración, ciertos niveles de fibra y azúcar, entre otros.

Para los nutricionistas, su consumo siempre es recomendable aunque no a libre demanda, ya que como en todo lo que sea alimentación, debe primar el sentido común e ir variando de frutas y no siempre la misma y todo el tiempo. Esto nos llevará a obtener distintos nutrientes de variadas frutas estacionales, aunque hoy también abundan las que están presentes todo el año.

Beneficios

Por su alto contenido en potasio, magnesio y fósforo, es muy frecuente ver a deportistas comer banana antes, durante o después de un entrenamiento o competición, ya que la conjunción de sus propiedades permite una mejor y más rápida recuperación muscular como así también los impulsos nerviosos, es decir, contribuya a una controlada presión arterial y una mejora en la actividad muscular.

La presencia de sodio también es motivo perfecto para mejorar los músculos luego de exigirlos y recordar que esta opción es infinitamente más saludable que la ingesta de cualquier bebida comercial isotónicas que sólo continente altos índices de azúcar.

Tránsito intestinal

Los médicos detallan que la fibra que contiene el plátano se la conoce como fructo-oligosacáridos y ayudan al tránsito intestinal. Según Ana Molina, nutricionista consultada por EFE, “cuanto menos madura está la fruta, tiene un mayor contenido en fibra, por lo que se recomienda para casos de diarrea, ya que ayuda a cortarla”. Además, “los fructo-oligosacáridos, no solo influyen en el tránsito, sino que una vez son fermentados por la flora intestinal, generan sustancias que también beneficia al sistema inmune”.

Para todos y todas

Si bien la fruta ayuda a toda la población en general, a aquellos grupos de personas que están en crecimiento o que requieren una nutrición más fuerte es la fruta más recomendada. De hecho, para los niños es una gran fuente de energía, al igual que para las personas mayores, por eso se les permite comer con mayor reiteración. Además, en casos de estrés o defensas bajas, su consumo fortalece el sistema inmune.

Eso sí, quienes sufren de insuficiencia renal deben tener una dieta baja en potasio, con lo cual no se recomienda no consumir o en cantidades muy controladas y según cómo se compone el resto de la dieta porque, de tener otros alimentos ricos en estos minerales, la banana debe ser excluida.

Mitos

La nutricionista Ana Molina asegura que “es totalmente falso” el mito de que la banana engorda, ya que el fruto maduro “tiene más azúcar que el verde, pero no por ello engorda. Incluso se suele incluir en dietas para personas diabéticas o de adelgazamiento, ya que genera una sensación de saciedad”.

Asimismo, agrega que “aquello que engorda son los excesos, como las cervezas o el pan de más, las grasas procesadas o el sedentarismo, pero no la fruta”. Por otro lado, sobre el rumor de que la banana previene el cáncer, la especialista aclara: “Ningún alimento cura o previene el cáncer, es el conjunto de la alimentación el que ayuda a una prevención más general de la afección”.

Finalmente, la profesional explica que “las sustancias que los fructo-oligosacáridos del plátano generan al ser fermentados por la flora intestinal, el ácido butírico y el ácido propiónico, han sido estudiadas y sí pueden ser beneficiosas para la prevención, pero en ningún momento se puede denominar al plátano como un alimento anticáncer”.