Se lanzó el Plan Nacional de Control del Cáncer: ¿cuáles son los objetivos?

El secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, presentó esta iniciativa sanitaria con un horizonte temporal de cinco años.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/09/07/se-lanzo-el-plan-nacional-de-control-del-cancer-cuales-son-los-objetivos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-07T04:06:26-03:00">septiembre 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-07T04:06:27-03:00">septiembre 7, 2019</time></a>

La Secretaria de Salud presentó este viernes el Plan Nacional de Control del Cáncer (PNCC) con la meta de disminuir la prevalencia de los factores de riesgo modificables para esta patología, mejorar el diagnóstico temprano, la atención y la calidad de vida de los pacientes. Con el objetivo de posicionar en la agenda a esta enfermedad como un problema de salud pública, el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, lanzó este proyecto sanitario con un horizonte temporal de cinco años.

“El plan establece las políticas priorizadas bajo el liderazgo del Instituto Nacional del Cáncer (INC) que están orientadas a reducir la incidencia, morbilidad y mortalidad derivada de esta enfermedad y a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y de sus familiares”, de acuerdo a lo que se precisó oficialmente. “Hoy es un gran día porque el lanzamiento del plan es el producto de un trabajo que se viene articulando con otros organismos gubernamentales, las universidades, las sociedades científicas, las organizaciones de pacientes y con los distintos sectores involucrados en la prevención y control del cáncer“, resaltó Rubinstein.

“El cáncer representa un 25% de las causas de muerte en Argentina detrás de la enfermedad cardiovascular, pero probablemente en no más de 10 años sea ya la primera causa de muerte. Por eso, es fundamental tener un marco político y estratégico que apoye la implementación de todas las estrategias para poder doblegar esta epidemia”, agregó el funcionario. Mientras que la representante en el país de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Maureen Birmingham, destacó: “Es muy importante tener este plan explícito, establecido y formalizado con su visión, objetivos, componentes, metas e indicadores para medir el progreso y las acciones para delinear la respuesta organizada para la problemática del cáncer en Argentina”.

“Los tumores de alta incidencia susceptibles de ser diagnosticados tempranamente son los de mama y de colon y el cáncer cervicouterino puede ser prevenido mediante la detección de lesiones precancerosas, que son diagnosticadas y tratadas antes de que se transformen en cáncer invasor. Las acciones del PNCC se enfocarán en el tamizaje de cáncer de mama, colon y cuello uterino, y en ese sentido, el plan tiene como meta que para 2022 aumente progresivamente en un 20% la tasa de tamizaje sobre la línea de base de 2017″, explicaron en el comunicado oficial.

En los países ricos, el cáncer ya se convirtió en la primera causa de muerte de la gente

Las enfermedades cardiovasculares continúan siendo el motivo principal de mortalidad entre los adultos de mediana edad en el planeta, aunque en los países ricos lo es el cáncer, de acuerdo a dos estudios difundidos en las últimas horas. “Es probable que el cáncer se convierta en la causa más común de decesos en el mundo en las próximas décadas”, revelaron los encargados de las investigaciones.

“Las enfermedades cardíacas representaron más del 40% de las muertes, es decir, unos 17,7 millones de muertes en el 2017, seguidas del cáncer, con el 26% de los fallecimientos. Pero en los países ricos, el cáncer mata a más gente que las primeras”, precisaron los informes que salieron a la luz esta semana en la revista médica The Lancet. El alcance de estos resultados igualmente es limitado, ya que el estudio se efectuó únicamente entre 21 naciones, de las cuales apenas cuatro son consideradas ricas: Canadá, Arabia Saudita, Suecia y los Emiratos Árabes Unidos.

“El mundo asiste a una nueva transición epidemiológica“, manifestó Gilles Deganais, profesor emérito de la Universidad Laval de Québec y coautor de las dos investigaciones en las que se siguieron a 160 mil adultos en más de una década (2005-2016). “Los habitantes de los países pobres tienen 2,5 veces más posibilidades de morir de una enfermedad cardíaca que los de los ricos, según los resultados”, detalló.