¿Cómo ser vegano? Elegir los alimentos adecuados sin impactar el bolsillo es posible

Un estudio reveló cuántos veganos existen en la argentina y cuál es su filosofía.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/11/24/como-ser-vegano-elegir-los-alimentos-adecuados-sin-impactar-el-bolsillo-es-posible/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-24T18:36:22-03:00">noviembre 24, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-24T19:20:44-03:00">noviembre 24, 2019</time></a>

“¡Hola, soy vegano!” Esta es una de las frases que más ha tomado fuerza en los últimos años dentro de esa sociedad que busca un estilo de vida más sano y desmarcado de la explotación animal. Más en contexto; un estudio que se desarrolló entre el 21 de junio y el 1 de julio por la consultora Kantar conjuntamente con la Unión Vegana Argentina (UVA), determinó que el 9% de la población argentina es vegana/vegetariana, lo que representa a más de 4 millones de habitantes.

La UVA nace en el año 2000 como Unión Vegetariana Argentina para difundir un estilo de vida libre de maltrato animal. Después se convirtió de “Vegetariana” a “Vegana” para afianzar su postura pro animal.

Dicho informe se concretó tras realizar una medición entre 1.006 hombres y mujeres mayores de 18 años provenientes de diferentes puntos del país. Sin embargo, la decisión de formar parte de este estilo de vida saludable no se toma a la ligera, ni de la noche a la mañana. Pues la transición de ser omnívoro a vegano requiere de tiempo y adaptación, pero sobre todo de “saber escuchar las necesidades del cuerpo”.

Y claro, escuchar las necesidades del bolsillo también. Así lo sugiere la asesora en alimentación vegetal del restaurante “The Green Spot”, Julia Kleist. Sin lugar a dudas, el veganismo es una tendencia alimentaria que va en armonía con el planeta y se complementa con la buena salud de las personas. En este sentido, la experta recomienda consumir productos sanos como legumbres, hidratos de carbono, verduras y frutas.

De acuerdo a un estudio realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero produce un 14,5% de las emisiones de gases con efecto invernadero de origen humano. Por esta razón, las expertas en el tema como Kleist se enfocan en la “proximidad de los alimentos”. Pero, ¿qué quiere decir esto? Uno de los factores a tomar en cuenta al momento de elegir los alimentos y productos adecuados en una dieta vegana, recae en la proximidad; pues mientras los alimentos se produzcan en la localidad del comensal, más económicos serán y su economía no se verá afectada.

Mientras que Daniele Rossi, cofundador de Slow Food Barcelona y propietario del restaurante Rasoterra alegó: “Lo ideal es dirigirse directamente al productor. En Barcelona, por ejemplo, en los mercados populares te explican la procedencia y naturaleza del producto que estás comprando”. A la par sostuvo: “Debemos comprar a personas de confianza de las proximidades y a granjas que vendan productos de temporada”.

Finalmente, Rossi manifestó lo siguiente: “Hoy en día es prácticamente imposible entrar en un supermercado sin encontrar ningún producto vegano certificado (…) La mayoría de estos productos provienen de distintas partes del mundo y tanto su transporte como su conservación deterioran el planeta”, indicó para la revista española.

¿Cómo elegir productos y alimentos veganos adecuados sin impactar el bolsillo?

1 Seleccionar los alimentos y productos sanos: Desde el punto de vista nutricional destacan las legumbres, hidratos de carbono, verduras inclusive hasta las frutas. En este sentido, el tofu o el seitán deben consumirse con moderación.

2 Supervisar la calidad y procedencia de los alimentos y productos: Este “boom vegano” propició que el mercado se abarrotara de marcas que imitan las carnes, pollos o pescados, pero no cumplen con los estándares de calidad y los precios son excesivos.

3 Combinar los ingredientes para crear platos nutritivos y baratos: Una idea es combinar un plato de legumbres con verduras con una porción de tofu; pues resulta más económico que un platillo a base de carne, cerdo o salmón.

4 Planificar las comidas y el bolsillo, es posible: No es necesario invertir mucho dinero o tiempo en la cocina vegana. Por ejemplo, destinar dos ó tres horas a la semana para preparar platos generosos es posible. Además, hay que saber aprovechar las bondades de los alimentos; por ejemplo: la cáscara de las verduras se puede reutilizar para hacer un risotto vegano. Mientras que la piel y los aceites de los cítricos se pueden caramelizar y condimentar una ensalada.