En unos meses nacerá el primer bebé que se enfermará mucho menos

La selección de embriones no es nada nuevo, pero ahora crece la polémica.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/11/27/en-unos-meses-nacera-el-primer-bebe-que-se-enfermara-mucho-menos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-27T13:43:47-03:00">noviembre 27, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-27T13:43:48-03:00">noviembre 27, 2019</time></a>

Al menos, en primera medida, se trata de algo polémico pero que la ciencia decidió avanzar y profundizar. La empresa Genomic Prediction dio a conocer datos sobre su polémica prueba de cribado genético y confirmó que “una mujer está embarazada con un embrión seleccionado entre cientos de miles de variables de ADN”.

La selección de embriones no es nada nuevo. Quien se someta a una fecundación in vitro sabrá que el profesional a cargo es quien seleccionará el embrión más adecuado para ese procedimiento de alta complejidad de fertilidad. En el caso de esta empresa, el objetivo es “analizar cientos de miles de variantes de ADN para estimar una puntuación de riesgo poligénico. La mayor parte de las mutaciones genéticas no tienen un vínculo directo con las enfermedades”.

“Por así decirlo, serían como granos de arena que se suman en un plato u otro de la balanza de la vida que decide el riesgo que tenemos de generar diferentes enfermedades”, detalla el sitio especializado en tecnología y ciencia Xataka. Con esta metodología, Genomic Prediction utiliza este tipo de test para seleccionar a los embriones que serán implantados en la FIV.

Concretamente, al momento de seleccionar, del material genético de esos embriones analizados se eligen aquellos “con menor riesgo de padecer unas 11 enfermedades que incluyen la diabetes, los problemas cardíacos y hasta cinco tipos de cáncer“. Sin embargo, este avance de la ciencia que al menos aporta datos muy sensible sobre el probable futuro del embrión al nacer, ya genera más de una polémica.

Principalmente, porque otra facción de la comunidad científica no garantiza que los riesgos poligénicos efectivamente se cumplan en el proceso de la fertilización in vitro. Es decir, hay otras variables en vida que son más determinantes que el ADN: la forma de vida, la alimentación, la localización. Posiblemente, en un futuro no muy lejano habremos avanzado aún más para poder procrear niños mediante técnicas complejas y seleccionando enfermedades que querramos tener lejos de nuestros futuros hijos.