Mito o realidad: ¿las verrugas se contagian con sólo tocarlas?

Pueden salir solas o aisladas, y pueden ser inofensivas pero contagiosas.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/11/28/mito-o-realidad-las-verrugas-se-contagian-con-solo-tocarlas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-28T09:47:55-03:00">noviembre 28, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-28T09:47:56-03:00">noviembre 28, 2019</time></a>

Tema verrugas. Sobre esto hay muchas afirmaciones, consultas y dudas que pocos pueden responder con celeridad, como por ejemplo, que son contagiosas. Las verrugas pueden aparecer “sorpresivamente” en las manos, los dedos, la cara o cualquier parte del cuerpo y para muchos, su presencia visibles, genera un “prejuicio estético y una baja de la autoestima” que para muchos es motivo de recurrir a un quirófano para sacarlas.

Sin embargo, el mito o la realidad sobre su efecto contagio sigue hasta hoy. Primero, hay que saber que hablamos de pequeños bultos granulares y ásperos que aparecen en la piel, sobre todo
en los dedos y las manos, según las estadísticas. El patrón que las define se basa en pequeños puntos negros que son vasos sanguíneos de sangre coagulada. Desde la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, recuerdan que las verrugas se generan por la proliferación de piel causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH).

Por ello, vale aclarar que las verrugas no son malignas pero sí son contagiosas. Por ejemplo, mediante el contacto con otra persona o bien en forma indirecta por medio de la ropa u objetos como toallas. Además, un simple rasguño en la piel puede ser un foco infeccioso para la aparición de una verruga. Un tic muy común es el de morderse las uñas, y es un canal de aparición de verrugas muy frecuente cuando finalmente aparecen en los dedos.

El principal método de prevención de las verrugas es evitar el contacto con las mismas, y esto incluye a las propias, las que ya tenemos. Por eso los profesionales recuerdan que nunca hay que intentar arrancarlas porque de hacerlo, estaremos diseminando el virus en el resto del cuerpo y al poco tiempo veremos muchas más. De esta manera, la higiene personal es clave como así no rasurar o afeitar una zona donde ya hay una verruga.

El bebé que no se enferma

Por otro lado, en el mundo la ciencia avanza. Al menos, en primera medida, se trata de algo polémico pero que la ciencia decidió avanzar y profundizar. La empresa Genomic Prediction dio a conocer datos sobre su polémica prueba de cribado genético y confirmó que “una mujer está embarazada con un embrión seleccionado entre cientos de miles de variables de ADN”.

La selección de embriones no es nada nuevo. Quien se someta a una fecundación in vitro sabrá que el profesional a cargo es quien seleccionará el embrión más adecuado para ese procedimiento de alta complejidad de fertilidad. En el caso de esta empresa, el objetivo es “analizar cientos de miles de variantes de ADN para estimar una puntuación de riesgo poligénico. La mayor parte de las mutaciones genéticas no tienen un vínculo directo con las enfermedades”.

“Por así decirlo, serían como granos de arena que se suman en un plato u otro de la balanza de la vida que decide el riesgo que tenemos de generar diferentes enfermedades”, detalla el sitio especializado en tecnología y ciencia Xataka. Con esta metodología, Genomic Prediction utiliza este tipo de test para seleccionar a los embriones que serán implantados en la FIV.

Concretamente, al momento de seleccionar, del material genético de esos embriones analizados se eligen aquellos “con menor riesgo de padecer unas 11 enfermedades que incluyen la diabetes, los problemas cardíacos y hasta cinco tipos de cáncer“. Sin embargo, este avance de la ciencia que al menos aporta datos muy sensible sobre el probable futuro del embrión al nacer, ya genera más de una polémica.