De no creer: videotutoriales para cirujanos que deben realizar nuevas operaciones

Si bien esto trajo mucha aceptación, también algunas advertencias.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2019/11/29/de-no-creer-videotutoriales-para-cirujanos-que-deben-realizar-nuevas-operaciones/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-29T13:30:08-03:00">noviembre 29, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-29T13:30:09-03:00">noviembre 29, 2019</time></a>

El mundo de internet da para todo, y dentro de eso, Youtube no sólo ofrece música y videos, sino que desde hace mucho tiempo es un gran universo de tutoriales, esos videos explicativos para cualquier cosa, desde cómo encender el fuego hasta cómo planchar una camisa o realizar una maniobra en un auto. Pero lo que nadie podía creer es que existan tutoriales para aquellos cirujanos que deban realizar una operación nunca antes practicada.

Un doctor inició un emprendimiento llamado Osso VR, el cual se dedica exclusivamente a crear videotutoriales que asistan a los cirujanos a preparar las operaciones en entornos virtuales antes de acceder a un quirófano real. Esto llevó a que la comunidad médica exigiera mayores controles sobre estos contenidos a fin de evitar bajar información errónea en un ámbito que no admite equivocaciones.

La idea es del doctor Justin Barad, quien tuvo que recurrir a la plataforma de videos de Google para poder manejar algún instrumento que nunca había usado en una operación. La solución la adaptó a un complemento educativo y hoy la startup dispone de una plataforma en la que puede consultar procedimientos y tutoriales con los que preparar sus operaciones. Hoy, es posible encontrar miles de videos donde se explican todo tipo de procedimientos médicos.

Con más de 1 millón de visitas, hay explicativos desde cómo operar unas cataratas, cómo llevar adelante un parto o cómo se hacen operaciones de cirugía estética. Incluso, ahora los doctores graban sus operaciones y la suben a la plataforma para que otros profesionales pueden disponer de esa información. Cuando en 2009 había cerca de 500 videos de este tipo, al día de hoy se cree que hay más de 20.000.

Si bien esto trajo mucha aceptación, también algunas advertencias, Oliver Aalami, cirujano cardiovascular en el Hospital de Stanford, aseguró que recurrió a un video para poder informarse pero “gran parte de este material debería ser verificado. Un poco como lo que hace Twitter con sus emblemas azules”. La crítica a este nuevo contenido no es menor, ya que tras una auditoría hallaron varios videos no satisfactorios.

En otro estudio reciente se comprobó que había casi 70.000 vídeos relacionados con un procedimiento llamado “inmovilización distal por fractura de radio”. El contenido fue puesto a revisión de los expertos que luego de evaluar el nivel técnico y educativo, sólo 16 de esos vídeos lograron pasar el filtro.