Mia Nicole

El histórico trasplante que le cambió la vida a un bebé

Mia Nicole

El caso mantuvo en vilo a todo un país
<a href="https://elintransigente.com/mundo/salud/2020/03/11/el-historico-trasplante-que-le-cambio-la-vida-a-un-bebe/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-11T14:22:51-03:00">marzo 11, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-11T14:22:52-03:00">marzo 11, 2020</time></a>

¿Milagro? No, ciencia, medicina, tecnología y mucha fe. Eso resume el caso de Mia Nicole, una bebé de seis meses de edad que recibió un trasplante de hígado de su padre. Tras la operación que fue exitosa, y un mes de control, ella y sus padres regresaron a su hogar. El hecho ocurrió en México y la noticia se hizo viral en el país y en el resto del mundo.

El trasplante de hígado se llevó a cabo por primera vez en la historia en el Instituto Mexicano de Previsión Social (IMSS). Fue la primera vez que se hizo algo así, con la donación del padre y a un bebé de no más de 6 kilos. El caso mantuvo en vilo a todos los mexicanos.

Pierre Jean Aurelus, Jefe de la Unidad de Trasplantes del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI, señaló que en la operación llevada a cabo el 14 de enero participaron veinte profesionales, entre anestesiólogos, cirujanos, enfermeros y médicos de varias áreas. A través de un comunicado, se explicó la afección de la bebé y la complejidad del procedimiento a abordar.

En el escrito, se detalló que Mia padecía de “atresia de vías biliares y hepatitis de células gigantes”. Las dos son catalogadas por la medicina como “enfermedades raras”, aquellas que son muy eventuales y que aún no tienen tratamiento indicado. Tal cuadro le generó a la bebé inflamación de hígado, obstrucción de conductos biliares y cirrosis. Como el tratamiento impuesto nunca fue positivo, comenzaba la cuenta regresiva hacia la única alternativa: el trasplante.

Desde dicha decisión, la expectativa de vida de Mía era de tan sólo 30 días. Ante el delicado cuadro de salud y de tiempos, el padre de la bebé decidió donar parte de su hígado. A su vez, eso implicaba un riesgo para ambos pero más para la pequeña. Finalmente, el procedimiento se llevó a cabo con la incertidumbre de ser la primera vez en la historia bajo estas condiciones. Y el final fue muy feliz.