Ricardo Jaime: “No compramos chatarra y no me enriquecí”

El exsecretario de Transporte del kirchnerismo fue indagado en una de las primeras audiencias del juicio por coimas.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/05/07/ricardo-jaime-no-compramos-chatarra-y-no-me-enriqueci/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-07T12:20:32-03:00">mayo 7, 2019</time></a>

Ricardo Jaime, exsecretario de Transporte durante los primeros seis años del kirchnerismo, se presentó el pasado lunes en los tribunales de Comodoro Py para participar de una audiencia por corrupción. Detenido desde el 2016 y tras haber confesado haber cobrado coimas de empresarios que debía controlar, el exfuncionario brindó un monólogo, aunque no aceptó responder preguntas.

Al iniciar su discurso, pasadas las 10 de la mañana, Jaime, acusado de haber creado un esquema de negocios oscuros, aseguró que “no compramos chatarra y no me enriquecí”. Al referirse a la compra de trenes en desuso de España y Portugal, el exsecretario de Transporte explicó que la adquisisón se hizo de acuerdo a las prdenes de Néstor Kirchner, presidente por aquel entonces, quien habría exigido adquirir material de rezago para luego repararlo aquí y reactivar la producción de los talleres ferroviarios. 

“Molesta que hablen de trenes chatarra porque ofenden a los profesionales que trabajan en el Estado vinculados con los ferrocarriles e inspeccionaron y aprobaron la compra del material”, se quejó el condenado por la Tragedia de Once. Asimismo, señaló que todavía hay productos adquiridos en aquella operación en funcionamiento y que opera “muy bien”, como por ejemplo el “tren de la sierras en Córdoba y el que va  Rosario”.

Jaime dijo en su indagatoria que luego de 2008 y a partir de una ley,  la secretaría de Transporte “no tenía incumbencia en la estructura ferroviaria” y que la responsabilidad era de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF). Además, se ocupó de resaltar que en la causa judicial por la compra de trenes a España y Portugal no fueron citados a declarar los integrantes de la ADIF.

También utilizó las palabras de su sucesor en el cargo de secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi para defenderse: “Schiavi declaró que no le dieron presupuesto para las reparaciones y le dictaron una falta de mérito en la causa en cambio yo estoy en juicio oral y público”. Por otro lado, segirió que en el juicio también deberían estar como acusado los integrantes de las sociedades estatales españolas y portuguesas que vendieron el material ferroviario en desuso.

“Voy a descartar que el Estado argentino fue estafado. Porque si aceptara que compramos chatarra tengo que colegir que fuimos estados y que los profesionales que inspeccionaron y recibieron los trenes fuimos estafados. Y serían dos gobiernos los estafadores: España y Portugal. Para para desmentir esto deberían declarar como testigos los funcionarios de las empresas estatales de España y Portugal”, propuso Jaime.

Por último, el exfuncionario kirchnerista reiteró que “la política que pensó Néstor Kirchner para los ferrocarriles se cumplió durante mi gestión. Desconozco por qué no los repararon. Se llevaron a los talleres. Y los que se arreglaron comenzaron a funcionar, inclusive aún funcionan algunos”. En esa línea, consideró que su detención fue injusta y recordó que su condena aun no está firme porque hay una apelación pendiente en la Corte Suprema de Justicia.

Antes de dar por finalizada su intervención, Jaime no dejó pasar la oportunidad para criticar al juez Claudio Bonadio, quien instruyó la causa por una defraudación en el ferrocarril Belgrano Cargas, otros de los casos que está en juicio. En esa oportunidad, denunció que existe una persecución en su contra desde 2013, desde que se ordenó su detención. Además, también apuntó contra Julián Ercolini, quien investigó la compra de trenes.