Fuente: captura de pantalla de programa de televisión

Para Diego Born, el 51,7% de niños pobres es consecuencia directa de lo que pasa con la economía

Días atrás, El Intransigente consignó un informe elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA) en el que se determinó que el 51,7% de los niños son pobres en Argentina. A este resultado llegó la institución educativa tras analizar su propio estudio conocido como “Barómetro de la Deuda Social de la Infancia”.

A propósito de ello, en una entrevista con este diario, el sociólogo Diego Born se refirió a cómo la situación actual afecta especialmente a la niñez. Reconoció que el dato de la UCA coincide con las cifras aportadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC) durante el cuarto trimestre del 2018.

Explicó que “la UCA tiene dos formas de medir la pobreza: por un lado, lo que es la pobreza por ingresos, que es comprable con el INDEC; y por otro lado, una medición multidimensional, que lo que hace es evaluar de forma directa si los chicos tienen o no acceso a un conjunto de prestaciones que satisfacen las necesidades básicas”.

Sin embargo, el especialista en políticas sociales hizo una distinción entre ambos tipos de pobreza para distinguir dos tipos de realidad que les toca atravesar a los niños. Aseguró que en materia de pobreza multidimensional, esta viene realizando un lento pero progresivo descenso, al punto de que hoy es más baja que en 2010.

“Es lógico este tipo de mediciones, que tienen que ver con cuestiones estructurales y siempre con el tiempo van a mejorar”, explicó. No obstante, en el caso de la pobreza por ingresos, que considera a los infantes que viven en familias con salarios menores a la línea de la pobreza, ($32.000 mensuales), “eso es casi una consecuencia directa de lo que está pasando con la economía”, distinguió.

Asimismo, aseveró que si a fines del 2017 la tasa de chicos que estaban debajo de la línea de pobreza era aproximadamente cerca del 40%, mientras que en el presente, esa cifra ronda entre el 52% y el 55% “obedece, por un lado al mercado de trabajo, a la perdida de trabajo, a la desocupación, al aumento de la informalidad, de la desocupación; y por otro lado, al deterioro que se vio en los salarios, estamos hablando de caídas en torno al 15% del poder adquisitivo en lo que sería a fines del 2017 y fines del 2018, hasta ahora”, expuso.

Por último, manifestó que en caso de tener crecimiento de la actividad, sumado a la acción del Estado para favorecer a quienes están peor, es probable que la pobreza pueda descender. La misma, sostuvo, “sube y baja muy rápidamente porque depende de la coyuntura del mercado de trabajo y de la economía en general”.

<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/06/06/para-diego-born-el-517-de-ninos-pobres-es-consecuencia-directa-de-lo-que-pasa-con-la-economia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-06T17:52:18-03:00">junio 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-06T21:15:15-03:00">junio 6, 2019</time></a>