Revocaron el sobreseimiento de Oscar Parrilli en el caso de Pérez Corradi y se reanuda la investigación

Así lo decidió la Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal al entender que todavía existen interrogantes por responder.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/06/06/revocaron-el-sobreseimiento-de-oscar-parrilli-en-el-caso-de-perez-corradi-y-se-reanuda-la-investigacion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-06T10:01:04-03:00">junio 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-06T15:04:13-03:00">junio 6, 2019</time></a>

La Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal, integrada por los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia, decidió revocar el sobreseimiento de Oscar Parrilli, exDirector General de la Agencia Federal de Inteligencia durante el mandato de Cristina Kirchner, en la causa por el encubrimiento de Pérez Corradi. Además, la Justicia dictó la falta de mérito en relación a los temas en los que fue indagado dentro de la causa.

Según expusieron en el fallo, a Parrilli “se le formularon cargos por no haber remitido un trabajo de sus subalternos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) con destino a las fiscalías que intervenían en la búsqueda del prófugo Ibar Pérez Corradi. Aquél tendía –en función del pedido de colaboración realizado el 25 de agosto de 2015 por esas dependencias- a corroborar datos brindados el 4 y 5 de ese mes por un testigo ante la Gendarmería Nacional. Una vez concretado por personal de Contrainteligencia, fue internamente enviado a la Dirección de Administración de Asuntos Legales y Técnicos y al Subdirector Mena el 16 de noviembre; ya contaba con los códigos de seguridad asignados para su posterior remisión”.

En esa línea, agregaron que, en enero del 2016, la División Investigación Federal de Fugitivos del Departamento de Interpol de la Policía Federal aseguró que el fugitivo Pérez Corradi había estado en los sitios señalados por el testigo de identidad reservada. Además, precisaron que el fugitivo abandonó dicho escondite en noviembre del 2015.

Después de rechazar el planteo que hizo la defensa, desde donde aseguraban que no había posibilidad de que los hechos relacionado a Parrilli fueran delictivos, la Cámara en lo Criminal y Correccional le encomendó al juez de la causa que intensifique la investigación. Según estableció la Justicia, no se puede descartar la “comisión de un delito” ya que “la demora u omisión se constató y porque no fue inocua”.

En ese marco, señalaron que se necesitaría establecer o descartar que el exfuncionario haya actuado con la intención de violar sus deberes como funcionario público al contribuir con una maniobra de encubrimiento gestada por demás agentes del Estado, con el objetivo de ayudar al prófugo. Asimismo, explicaron que “fue por la falta de corroboraciones en tal sentido que en su momento se revocó su procesamiento y se resaltó la necesidad de profundizar la investigación por distintas vías”.

Por otro lado, los magistrados de la sala II advierten que aún hay interrogantes de pie y que, al contrario de lo observado en la decisión apelada, aún se debe continuar con la investigación de los sucedido para intentar contestar aquellas preguntas que todavía quedan inconclusas. En esa línea, se remarcó que es necesario “enfocarse en la dimensión global de lo denunciado, que refiere al involucramiento de diferentes agencias. Está probado que más de una operaba como auxiliar de la justicia”.

Ante estas observaciones, la conclusión fue que el sobreseimiento de Parrilli fue prematuro, ya que “subsiste una situación de incertidumbre sobre la intencionalidad de su conducta”. Por lo tanto, se dictó al falta de mérito hasta “que se complete la pesquisa en aras de disipar las dudas aún en pie”. Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido, se insta a que se proceda con celeridad para cumplir con los objetivos del art. 193, CPPN, y se agote, por las vías pertinentes, la instrucción del caso.