Encuesta de Synopsis: “Estamos en un escenario de un nivel de polarización que no hemos visto”

El titular de la consultora, Lucas Romero, dio detalles sobre las intenciones de votos de los ciudadanos argentinos.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/07/01/encuesta-de-synopsis-estamos-en-un-escenario-de-un-nivel-de-polarizacion-que-no-hemos-visto/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-01T09:37:01-03:00">julio 1, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-01T12:47:23-03:00">julio 1, 2019</time></a>

El director de la consultora Synopsis, Lucas Romero, brindó detalles de la última encuesta que realizaron y determinó que hay cuatro puntos de diferencia entre la lista de Alberto Fernández – Cristina Fernández de Kirchner y la de Mauricio Macri – Miguel Ángel Pichetto. De acuerdo con las intenciones de voto, el kirchnerismo posee un 40, 3 por ciento, mientras que el oficialismo se encuentra atrás con 36, 2 por ciento.

La suma de las dos cifras da un resultado de 76, 5 por ciento de la intención de voto a nivel nacional, es por ello que advirtió que “estamos en un escenario de un nivel de polarización que no hemos visto”. Para Romero, este panorama electoral tiene características muy similares al de un balotaje. “El frente opositor está juntando con una mejor eficacia el voto opositor a Macri. De ese 49,8 que junta en la segunda vuelta, en la primaria ya junta el 80% de ese voto. Mientras que Macri el voto que termina juntando en la segunda vuelta, en la primaria lo comparte con otras candidaturas”, especuló el titular de Synopsis.

Según el especialista, las elecciones se están adelantando a la contienda definitiva. “El escenario de primaria es el mismo escenario de primera vuelta”. “El resultado de la primaria es un elemento que pudiera modificar las tendencias de voto de cara a esa primera vuelta de octubre. Ahí es donde el gobierno está concentrando la estrategia”, planteó y agregó: “El oficialismo hace tres meses atrás no veía con preocupación la primaria. Hoy esa primaria al ser tan competitiva y al poner a los espacios cerca de la regla del 45 no termina siendo una buena instancia orientadora y el gobierno necesita juntar todo el voto más refractario a la idea del regreso del kirchnerismo en esa primaria”.

Por otra parte, el estudio puede estar sujeto a modificaciones y a márgenes de error, pero a grandes rasgos marca la paridad que hay entre los dos espacios más competitivos de la política argentina. Otra de las variables que presentan datos muy interesantes es la afinidad de los votantes respecto a las listas. “El rango etario es una variable heterogénea del escenario. Cuando uno mira cómo se está comportando el electorado por segmento etario, el Gobierno está muy bien en los segmentos de mayor edad y el frente opositor está muy bien en los segmentos de menor edad”, destacó.

La incapacidad de crear un mensaje, por parte del oficialismo, para el electorado joven sigue siendo un desafío. En cuanto a la provincia de Buenos Aires, Romero explicó que “el Gobierno está con una desventaja superior a los diez puntos en la provincia de Buenos Aires. Vidal logra achicar esa diferencia en el segmento provincial, pero queda abajo seis puntos”. Al parecer, se avecina una elección provincial mucho más polarizada.

Otro de los factores a tener en cuenta es el nivel de participación del electorado en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias. Según Romero, se viene dando una merma sostenida en la asistencia a votar. “78% fue en la primaria del 2011 y 72% fue la participación en el 2017. El Gobierno va a tratar de favorecer una mayor participación porque entiende que el electorado que no participa, el mayor de 70 años que no está obligado, puede ser un factor decisivo para acortar distancias”, detalló.

Las elecciones en la República Argentina siguen estando signadas por la polarización, la “grieta política” se mantiene. Alberto Fernández y Mauricio Macri serán los protagonistas de una de las elecciones más competitivas de los últimos años, en un contexto de fuerte crisis económica y social. Tanto el Frente de Todos, como el Frente Juntos por el Cambio están haciendo todo lo posible para obtener una mayor cantidad de votos durante el periodo de campaña.