Sobreseyeron a De Sousa y Cristóbal López por la supuesta venta de Grupo Indalo

"No encuadra en una figura legal el hecho investigado [por el juez Ercolini]", reza parte del dictamen de la Jueza Capuchetti.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/09/13/sobreseyeron-a-de-sousa-y-cristobal-lopez-por-la-venta-de-grupo-indalo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T22:14:57-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T22:29:38-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

La jueza federal del juzgado número 5, María Eugenia Capuchetti, sobreseyó a los empresarios, Cristóbal López y Fabián De Sousa, por la supuesta venta del grupo Indalo. El fiscal Ramiro González entendió que el “delito” no existió. “Soy parte de un proceso de persecución política organizado por el ingeniero Mauricio Macri”, aseguró De Sousa en una declaración ante el TOF 3, que lo juzga en otra causa.

Según Gustavo Sylvestre en C5N, “la causa se inició en 2017, cuando el juez federal Julián Ercolini, por orden del presidente [Mauricio] Macri, envió a los empresarios a la cárcel”. “De acuerdo al juez Ercolini, López y De Sousa habrían intentado vender los medios del grupo Indalo sin el consentimiento de Ercolini a un grupo inversor”. Vale recordar que los empresarios tenían sus bienes inhibidos por la Causa Oil Combustibles, donde los juzgan por no pagar $8.000 millones de pesos al fisco por el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) .

En su resolución, Capuchetti indicó por “no encuadrar en una figura legal el hecho investigado [por el juez Ercolini]”. “Se deja constancia que la formación del presente sumario en nada afecta el buen nombre y honor de los empresarios involucrados”, cierra el dictamen de la juez. De esta manera, López y De Sousa fueron sobreseídos de la causa por la que están presos hace dos años y medio.

De acuerdo a la información del periodista, De Sousa denunció persecución política y extorsión ante la Justicia. En esta acusación, el presidente Macri, Fabián Rodríguez Simón, José Torello, y el exfuncionario Mario Quintana están imputados. “Soy parte de un proceso de persecución política organizado por el ingeniero Mauricio Macri”, aseguró el empresario.

Fabián De Sousa, por su parte, declaró en el día de ayer por la causa Oil Combustibles. En esa, el empresario fue acusado por no pagar $8.000 millones de pesos al fisco por el impuesto a los combustibles líquidos retenidos por esa firma. En su declaración, De Sousa dijo que “esto parece un juicio real, pero es un juicio político”. Se “siente un muerto civil”, aseguró el empresario.

Por esta causa están acusados Ricardo Echegaray, ex titular de la AFIP, y los empresarios López y el propio De Sousa que están presos. Echegaray, al igual que Fabián De Sousa, también se “siente un muerto civil”. “No cometí delito ni acá ni en ninguna de las otras causas”, sostuvo el ex funcionario ante el Tribunal Oral Federal 3, que lo juzga como presunto autor de “defraudación” en perjuicio del Estado.