Frigerio: “Es muy difícil gobernar Argentina y mucho más difícil, hacerlo con un Gobierno débil”

El ministro del Interior recordó la baja "recomposición de las fuerzas". Además, hizo mucha autocrítica.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/09/22/frigerio-es-muy-dificil-gobernar-argentina-y-mucho-mas-dificil-hacerlo-con-un-gobierno-debil/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-22T13:02:47-03:00">septiembre 22, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-22T15:39:03-03:00">septiembre 22, 2019</time></a>

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, analizó la situación política y aseguró que “es muy difícil gobernar Argentina y mucho más difícil, hacerlo con un Gobierno débil”, teniendo en cuenta la “recomposición de las fuerzas”. A su vez, afirmó que “no es imposible llegar al ballotage” y aseveró que si gana Mauricio Macri, convocará para formar una gestión “de unidad nacional”.

Ayer, el presidente recorrió las obras de remodelación del aeropuerto de Mar del Plata “Astor Piazzolla” y el funcionario, que también guía dentro de su cartera las Obras Públicas, lo acompañó. “Lo importante es mirar para adelante, aprender de los errores y tener una actitud de mucha humildad y comprensión hacia la gente”, le aseguró Frigerio al diario La Capital.

Para llegar a esa conclusión, reflexionó sobre diferentes aspectos desprendidos del ámbito dirigencial. En primera instancia, recordó que “este es un Gobierno débil desde el punto de vista político”. Ante esto, argumentó: “La recomposición de fuerzas en el Congreso, tener solo cinco gobernadores sobre 24 y menos de una cuarta parte de los intendentes”.

“Es muy difícil gobernar Argentina y mucho más difícil gobernarla con un Gobierno débil”, enfatizó. A su vez, reconoció que “la razón fundamental de haber tenido un mal resultado en las PASO tiene que ver con el bolsillo y la pérdida de poder adquisitivo, con haber atravesado un año y medio de recesión”. Así, admitió no haber “podido resolver los problemas de la macroeconomía”.

“Ningún espacio político ha podido resolver estos problemas en estas últimas décadas y nosotros, tampoco. Creíamos, originalmente, que iba a ser más fácil. Hubo una subestimación de un problema de una enorme magnitud y complejidad, y quizás una sobrestimación de nuestra capacidad de resolverlo rápidamente. No se van a poder resolver de manera aislada”, sostuvo.

A raíz de esto, aseveró que si Macri consigue la reelección, la cual aparenta ser difícil aunque “no es imposible llegar al ballotage”, contó: “Su primer gesto de Gobierno tiene que ser convocar a Alberto Fernández, a Roberto Lavagna y a otros dirigentes de la oposición a una mesa de trabajo, en la cual cada uno aporte su experiencia. Tiene que ser un Gobierno de unidad nacional“.

Por último, se refirió al desembolso de FMI: “Es importante que llegue antes de fin de año. La Argentina ha cumplido con lo que ha acordado con el Fondo y en consecuencia, merece que también ese organismo multilateral cumpla con lo acordado. Creo que la Argentina va a contar con esos fondos antes de fin de año, que es cuando más hacen faltan“.