Exfuncionario señaló que el primer desafío económico en la Argentina es “dejar de caer”

Además aseguró que "siempre se pueden tomar medidas".
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/06/exfuncionario-senalo-que-el-primer-desafio-economico-en-la-argentina-es-dejar-de-caer/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-06T21:41:43-03:00">octubre 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-06T21:41:45-03:00">octubre 6, 2019</time></a>

El economista y exsecretario de Comercio de la Nación, Augusto Costa, se refirió en la noche de este domingo a la actualidad de la Argentina. En tanto, quien integraría un eventual Gabinete de Alberto Fernández, precisó que “Mauricio Macri deja una economía muy complicada” y señaló como primer desafío “dejar de caer”.

El exfuncionario aseguró este domingo que la gestión de Mauricio Macri “deja una economía muy complicada” al tiempo que precisó que por eso, pasadas las elecciones y descontanto un triunfo del Frente de Todos, con el candidato Alberto Fernández, “el próximo Gobierno va a tener muy poco margen de maniobra por la situación social”.

Asimismo, Costa detalló entrevistado en la señal C5N que al panorama nacional se añade “el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)” firmado por el actual Gobierno que necesariamente “pone restricciones a la posibilidad de hacer política económica en un sentido diferente al que se viene desarrollando”.

“De todas formas, siempre en economía se pueden tomar medidas. El primer desafío es dejar de caer y para eso hay que recomponer el poder adquisitivo de la gente; hay que hacer política de poner al Estado como motor interno y dejar de hacer un ajuste que parece que no tiene fin. La promesa típica neoliberal dice que uno sufre, sufre, sufre y un día todos estamos felices: ese día nunca llega, todo empeora”, afirmó.

Por último, consideró que “en una economía con mercados muy concentrados, donde unos pocos actores se quedan con la renta de la economía, los precios son muy caros, le sacan plata del bolsillo a los consumidores y hay mucha rentabilidad” por ello, “no meterse es una decisión política de dejar que los poderosos se aprovechen”.